- Publicidad -

Cuando algún integrante del equipo de T+L México recibe la misión de viajar a algún exótico lugar para traer increíbles imágenes, nos llena de emoción escuchar sus historias y ver el material que se presenta, y así, elegir la portada que pueda transmitir a nuestros lectores lo vivido en cada aventura.

En esta ocasión, Kenia y sus lujosos safaris africanos, nos llevan junto con Tanya Chávez, nuestra fotógrafa encargada de capturar las imágenes del trayecto de siete días en África, a contemplar verdaderas postales que sólo la madre naturaleza nos puede dar.

Ella misma nos cuenta cómo fue experimentar África por primera vez, y cómo decidió tomar las imágenes que ilustran con detalle lo que vivió en uno de los continentes más fascinantes del planeta.

- Publicidad -

Lee: Qué es el slow travel y cómo puedes practicarlo pronto

¿Cómo fue tu experiencia al hacer un shooting en este lugar?

Creo que nunca había tenido una experiencia similar. Hay algo en la sabana que te deja anonadado. No sé si es por la inmensidad de las planicies que parecen interminables, o por encontrarte frente a frente con la imponencia de la naturaleza, pero de pronto te parece imposible pensar que hay una manera de capturar todo eso en una foto y sientes la necesidad de bajar la cámara y simplemente seguir observando.

Describe dónde estabas exactamente cuando tomaste las foto de portada 

Estábamos en medio de la sabana en Maasai Mara. Llevábamos alrededor de una hora cruzando las planicies intentando encontrar los más animales posibles, pero aún no lográbamos dar con elefantes.

Lee: Barack Obama comparte su bucket list de viajes

Moses, nuestro guía, levantó su radio y nos comunicó emocionado que otra camioneta había logrado encontrar una familia de elefantes mientras pisaba el acelerador.
A los pocos minutos nos encontramos ante un grupo de al menos diez elefantes, bebés incluidos, paseándose alrededor de nuestros vecinos de camioneta. La foto de portada vino varios minutos después, cuando superé el asombro de esa primera imagen y me animé, ahora sí, a intentar capturarla.

 Cuéntanos sobre la portada falsa, ¿cómo lograste esa toma?

Ése día fuimos recibidos en una Villa de la tribu Masai de Olenasi. Los maasai son conocidos mundialmente por sus rituales de saltos, y la escena en la portada falsa sucedió justo en medio de ese ritual, con el que los hombres de la villa nos recibieron a nuestra llegada.

¿A qué hora del día tomaste ambas fotos y que tipo de equipo usaste? 

Tomé ambas fotos alrededor del mediodía con una Canon5D MarkIII. Para la portada usé un telefoto 70-200 y para la falsa un 24-70.