- Publicidad -

Aunque siempre busquemos unos días de relajación, nunca está de más salir de la rutina y probar una actividad diferente en familia. Es así como nos fuimos de viaje con Expedition, más renovada y sofisticada que nunca.

Cargamos su amplia cajuela con un par de paddle boards y en sus cómodos asientos, que además te dan masaje,  experimentamos toda la tecnología que una camioneta de su categoría puede tener, y vaya que quedamos impresionados.

- Publicidad -

Comenzamos por usar el cargador inalámbrico para smartphones, la conexión wifi hotspot, que puede conectar hasta 10 dispositivos, también usamos el Apple CarPlay, y el sistema de audio B&O Play con 12 bocinas que, junto con el techo panorámico, nos permitió tener todo lo necesario para disfrutar el viaje.

Al llegar a Valle ya pasaba del medio día, así que el lago de Rodavento fue ideal para sacar las tablas y darnos vuelo en la quietud del agua, para aquellos que temen no tener la habilidad de domar las olas, paddle surfing será siempre la opción más segura para probar el equilibrio. Aunque Krikor y Sergio, nuestros invitados, eran todos unos expertos y hasta posturas de yoga hicieron sobre la tabla, sus papás obviamente no se atrevieron a intentar tremenda hazaña.

Aprovechando el poder de hasta 4.2 toneladas de arrastre de Expedition, atrancamos un enorme velero que llevamos hasta el lago. La cámara 360 fue sin duda la mejor ayudante al momento de bajarlo, ya que el sistema avanzado de maniobras de estacionamiento nos ayudó a estar navegando en cuestión de minutos, y así, disfrutar de la vista de todo el Valle, y recordar la necesidad de estar en constante contacto con la naturaleza, los minutos que se pasan en el agua sobre un velero pueden ser los más relajantes. Así que ya sabes, un fin de semana en Valle de Bravo puede resultar el antídoto perfecto para volver a la ciudad con toda la energía recargada.