- Publicidad -

TIKAL

Cerca de 600 kilómetros cuadrados de selva rodean este centro ceremonial constituido por un santuario y un parque nacional. Los mayas abandonaron la zona hace 1000 años y el lugar quedó invadido por la naturaleza, sin embargo, hace poco más de un siglo y medio se publicó sobre su redescubrimiento y bastaron 100 años para que Tikal fuera declarado parque nacional y Patrimonio Mundial por parte de la UNESCO. Evidentemente, además de ser patrimonio natural, es todo un acervo cultural invaluable para el mundo maya, el conocimiento de las civilizaciones antiguas y el entendimiento de nuestro planeta como se le conoce en el presente. La visita puede durar un día, pero si se quiere pasar más de una noche, existen opciones de hospedaje dentro del parque, lo que permite la experiencia de ver el amanecer sobre una pirámide maya.

parque-tikal.com

- Publicidad -

¿CÓMO LLEGAR?

Puede tomarse la carretera de Guatemala a Petén, que es bastante cómoda, aunque larga (500 kms), o una avioneta que despega frecuentemente desde Guatemala, Belice y Chetumal. Sin embargo, si lo que se busca es aventura desde el primer minuto, puede llegarse por agua desde Palenque –aproximadamente tres días de viaje– por el río Usumacinta.

AVENTURA

Vida silvestre: Manejar dentro del Parque requiere de mucho cuidado porque una vez que se cruza el umbral, los animales y la vida silvestre se desenvuelven en completa libertad tal vez corras con suerte de encontrar jaguares intentando cruzar el camino; monos, pizotes, gusanos sedosos, pumas, venados, quetzales, tucanes, halcones de pecho naranja y tarántulas son otros de los habitantes del Parque.

Canopy Tour: La tirolesa de poco más de un kilómetro y medio es obligada. Pregunta por un Canopy Tour para poder tener la mejor vista del Parque desde las alturas, de la copa de un árbol a otra –puedes detenerte a descansar en cada una.

Best View: No te puedes perder el amanecer y el atardecer desde la parte alta uno de los templos con más de mil años de antigüedad. A pesar de no ser unos de los más “famosos” del mundo, son unos de los más impactantes y, con un poco de suerte, puedes tener la compañía de monos aulladores.

ANTIGUA

Las calles de Antigua obligan a levantar la mirada. La sucesión de construcciones coloniales dibujan un laberinto en donde la historia de la ciudad dialoga, orgullosa, con su enérgico presente. Edificios como la Catedral de Antigua, la intrincada fachada de la iglesia de la Merced y el fotogénico Arco de Santa Catalina conservan la leyenda de la Antigua: una metrópolis con los pies en la tierra y el temperamento en las nubes. visitguatemala.com

¿DÓNDE IR?

Ulew Cocktail Bar El nuevo proyecto de los bartenders Raúl Cojolón y Mario Alarcón está llamado a convertirse en el mejor bar de toda Guatemala. Inmerso en una atmósfera colonial acogedora, Ulew (“tierra” en quiché) ofrece coctelería creativa, buena música y un ambiente relajado. Ideal para beber bien y pasar una noche sin mayor pretensión. Los veremos pronto en la lista de los 50 mejores bares de Latinoamérica. ulewcococktailbar.com

CULTURA

Catedral de San José: Ubicada frente al Parque Nacional de la Ciudad, se trata de la tercera catedral construida en el Reino de Guatemala, inaugurada en 1680. De acuerdo con algunos historiadores, en las catacumbas de este recinto histórico se encuentran los restos de los conquistadores Pedro de Alvarado y Bernal Díaz del Castillo.

Arco de Santa Catalina: Esta estructura, considerad patrimonio por la UNESCO, perteneció a las monjas reclusas del convento de Santa Catalina Virgen y Mártir. Su construcción nació con la intención de evitar que las religiosas tuvieran contacto con las personas de la ciudad en general, mientras cruzaban hacia el resto del claustro, hoy convertido en el Hotel Convento de Santa Catalina Mártir.

Museo Casa del Tejido: La tradición textil y el uso de técnicas artesanales para producir coloridos tejidos, es parte del sello de Antigua. Por eso, desde 1998, este museo se ha convertido en un importante espacio para acercar a los visitantes a la labor de los artesanos mayas a través de exhibiciones y talleres, al tiempo que da la oportunidad a los creadores de comercializar sus creaciones.