Museo del mañana, Río de Janeiro. Shutterstock
- Publicidad -

Brasil es el país anfitrión de esta construcción de 15,000 metros cuadrados, realizada bajo la dirección del español Santiago Calatrava, premio Príncipe de Asturias de las Artes 1999.

Ubicado en el muelle Mauá, el recinto forma parte del proyecto de revitalización más grande de Puerto Maravilla, la antigua zona portuaria de Río de Janeiro.

Museo del mañana. Shutterstock.

Su inauguración en 2015 marcó el inicio de una nueva era para los museos de ciencias del mundo. Las exposiciones, que parten de temas como el crecimiento demográfico, el cambio climático, la ingeniería genética y los avances tecnológicos, intentan explicar de dónde venimos y hacia dónde caminamos, y su arquitectura se suma a este discurso.

Museo del mañana. Shutterstock.
- Publicidad -

Por fuera, los techos volados, que se expanden en casi toda la longitud del muelle, y el espejo de agua que lo rodea dan la impresión de un museo flotante. Por dentro, su orientación permite la continuidad del paisaje con vistas panorámicas de los jardines hacia el monasterio de São Bento y la Bahía de Guanabara.

El agua de la bahía se utiliza para regular la temperatura dentro del edificio y los paneles solares son los encargados de suministrar energía. Un diálogo entre la obra y su entorno.

Museo del mañana. Shutterstock.