Shutterstock.
- Publicidad -

La familia Disney se ha propuesto que Cenicienta, Mickey Mouse y Aladino no transmitan únicamente fantasía, sino también el sentido de responsabilidad ecológica a los niños.

Cada uno de sus parques ha implementado pequeñas medidas que, en suma, han logrado una gran diferencia: varias atracciones y vehículos de servicio operan con combustibles alternativos, como el biodiésel y el gas natural comprimido; apagan luces y equipos cuando no están en uso; implementaron una iluminación de bajo consumo de energía y un asfalto poroso que captura, filtra y devuelve el agua de lluvia al suelo; y hasta comenzaron con la recolección de residuos orgánicos de los restaurantes, que después utilizan para alimentar a los animales del parque.

Walt Disney Parks. Shutterstock.

Con la difusión de los cambios en sus políticas, los visitantes de los resorts también han decidido participar. En las habitaciones, la mayoría de los huéspedes bajan el switch de las televisiones y ventiladores de techo, y ajustan los termostatos al salir de las habitaciones.

Walt Disney Parks. Shutterstock.
- Publicidad -

Además, en 1995, se creó el Fondo de Conservación de Disney, como un esfuerzo dedicado a proteger el planeta y fomentar en los niños el desarrollo de valores relacionados con el ambiente. Éste apoya el estudio de la vida silvestre, la protección de hábitats y el desarrollo de programas comunitarios en diferentes regiones.