- Publicidad -

Meghan Markle, ahora Duquesa de Sussex vivió en Toronto por siete años mientras grababa la serie Suits, antes de saltar a la fama por su compromiso con el príncipe Harry la actriz recorría las calles de esta gran ciudad, entre restaurantes de corte internacional, teatros, museos, parques urbanos y una atractiva vida nocturna.

Conocida por sus sencillez, durante su estadía en esta cuidad la royal frecuentaba el Kensington Market, un mercado judío de Toronto que hoy es el corazón bohemio de la ciudad. En sus pasillos se reúne una oferta gastronómica internacional bajo una atmósfera relajada. El puesto que más visitaba era la panadería Blackbird Baking Co., especializada en todo tipo de pan artesanal.

Lee: Meghan y Harry viajaran a esta playa de México

- Publicidad -

Es sabido que Meghan y Harry disfrutan mucho de caminar, ella siempre lo hacía en Trinity Bellwoods Park, este es el paraíso hípster, ideal para pasear a los perros, practicar yoga, disfrutar de un picnic al aire libre y visitar una exposición de arte.

Si de comer se trata, Meghan recorría West Queen West donde el restaurante italiano Terroni sirve su condimento favorito, el peperoncini piccanti. Este es uno de los condimentos estrella del restaurante y puede disfrutarse con un sinfín de pastas y en algunos platillos de mariscos.

Cuando de hoteles se trata, la elección de Meghan y Harry durante su visita a la ciudad por los Invictus Games, una competencia deportiva en la que participan los heridos de guerra, fue el Fairmont Royal York, uno de los hoteles más lujosos de Toronto donde también se filmó la boda de Rachel Zane, el personaje de Meghan Markle, con Mike Ross, interpretado por Patrick J. Adams, durante la séptima temporada de la serie.