- Publicidad -

El Mundial de Rusia 2018 no sólo nos demostró el potencial de la joven selección francesa, el inquebrantable espíritu de los croatas y la habilidad y talento del arquero belga, Thibaut Courtois. No. También nos enseñó que en el mundo existen estaciones de metro que son verdaderas maravillas. En este listado no están todas las que deberían, pero sí las que a nuestro parecer merecen una visita especial cuando te encuentres en alguna de las ciudades que las albergan.

  1. Estación del Bulevar Formosa en Taiwán
    El artista italiano, Narcissus Quangliata, creó “La Cúpula de la Luz”, un mural con más de 4,500 paneles de vidrio construido especialmente para la estación. La caleidoscópica combinación de colores y luz transforma al lugar en un fenómeno visual en el que tu mirada se podría perder durante horas entre siluetas, texturas y figuras.

  1. Estación Arts Et Métiers en París, Francia
    El historietista, dibujante y escenógrafo belga, François Schuiten, imaginó y diseño la decoración de esta estación que rinde tributo a las 20,000 leguas de viaje submarino y al Nautilus de Julio Verne. Con acabados en cobre y trazos que emulan a los del submarino caminar o esperar al siguiente tren en ella estimulará tu imaginación.

The coolest metro station in Paris

A post shared by DeciBella (@helene_blixt) on

  1. Estación Mayakovskaya, en Moscú, Rusia
    Bóvedas y arcos simétricos, acabados en acero inoxidable y mármol, lámparas dentro de óvalos que adornan el techo. Todo remite a la majestuosidad de Rusia antes de la Segunda Guerra Mundial. Fue imaginada por la mente del artista ruso Aleksandr Deineka, una de las más destacadas figuras del Realismo socialista. Durante la guerra la estación sirvió como refugio antibombas y biblioteca pública.

#mayakovskayastation

A post shared by Илья Александру (@alan_fizpatrick) on

- Publicidad -

4. Estación Zoloti Vorota, en Kiev, Ucrania
Los enormes candelabros con focos en forma de vela le dan un toque clásico a una estación que fue imaginada por varios artistas. Aquí el mayor encanto lo tienen los mosaicos que adornan los arcos que se repiten una y otra vez, casi hasta a donde alcanza la mirada.

My fav metro station in Kyiv 😍

A post shared by Ukrainian traveler in Denmark (@maya_fennestad) on

5. Estación Kungsträdgården, en Estocolmo, Suecia
Las reliquias del palacio de Makalös, antiguo hogar de una familia de la nobleza sueca, se distinguen entre las paredes de esta estación de atmósfera arlequinesca. Más que una terminal de metro pudiera ser una zona arqueológica mezclada con un museo en donde conviven lo añejo y lo moderno.

  1. Estación Westfriedhof, en Munich, Alemania

El encanto de esta estación lo genera en juego de luces entre las once enormes lámparas cóncavas y el color de las paredes. Fue imaginada por el artista Ingo Maurer y genera un ambiente hipnótico que te cautivará mientras esperas la llegada del siguiente tren.

  1. Estación Khalid Bin Al Waleed, Dubai
    Los enormes candelabros que cuelgan del techo parecen medusas suspendidas en el fondo del mar. Sus cuerpos emiten una luz azul que te llenará de una extraña calma pese al ajetreo de la estación. En las paredes encontrarás imágenes de exploradores marinos en busca de valiosas perlas.

  1. Estación Grand Central, Manhattan, Nueva York
    Admira las paredes y el piso de mármol antes de levantar la vista. Luego maravíllate con la bóveda del vestíbulo principal de la estación y sus constelaciones. Las distintas figuras del zodiaco en dorado contrastan con el color aguamarina del fondo. Dato curioso: ¡el orden de los signos zodiacales no es el correcto!

Lee: Cinco citas con la comida en Nueva York

  1. Estación Olaias, Lisboa, Portugal
    Caminar por Olaias es como perderse en un enorme caleidoscopio en el que las figuras geométricas se funden con los colores y la luz. El efecto lo logran los mosaicos iluminados con luz que cambia de color. Fue construida para la Expo Mundial de Lisboa en 1998.

  1. Estación Toledo, Nápoles, Italia
    El corredor principal de la estación está adornado con la obra “Paneles de Luz” del artista norteamericano Robert Wilson que recrea el eterno movimiento del mar por medio de paneles de luz que se mueven e iluminan mosaicos en tonos de blanco y azul.

Por Eduardo Scheffler Zawadzki