Foto: Shutterstock
- Publicidad -

Quedan solo dos puentes en el año y son, justamente, nuestros favoritos. Con días libres el 2 y el 19, noviembre es uno de los mejores meses para escapar a la playa gracias a que la temperatura baja gradualmente, las lluvias cesan casi por completo y ningun destino se llena de turistas tanto como en verano.

Por esto, y porque queremos motivarte a aprovecharlos, hemos encontrado una playa mexicana para que cada tipo de viajero pueda disfrutar al máximo estos días.

Foto: Shutterstock

Holbox para el alma hippie

Con playas azul turquesa y arena blanca tan fina que se desvanece entre las manos, Holbox es un oasis de tranquilidad y un lugar que irradia frescura. Para recorrer la isla no necesitas más que decidirte a caminar por las calles sin pavimento, rentar una bici o pedir aventón a algún carrito de golf. Aprovecha el día para nadar en el mar y la tarde para caminar por el pueblo y visitar las tiendas de artesanías locales antes de elegir un restaurante para cenar mariscos, acompañados por cocteles con frutas locales. No te pierdas Luuma, un espacio de estilo gitano que reúne una boutique y un restaurante al aire libre sonorizado con los acordes de una guitarra.

- Publicidad -

 

Puerto Vallarta para el fiestero

En la Bahía de Banderas, con una costa bordeada por montañas cubiertas de palmeras, Puerto Vallarta es un destino para disfrutarse tanto de día, como de noche. Al oscurecer, los distintos restaurantes, bares y antros que rodean al malecón ofrecen una atmósfera completamente animada hasta entrada la madrugada. Además, los numerosos bares LGBT han convertido a esta en la playa gay mexicana por excelencia. ¿El plan perfecto? Cena en Café des Artistes y luego haz bar hopping por el malecón, sin dejar de subirte al columpio de La Vaquita.

5 viajes que hacer con tus amigos antes de cumplir 30

Los Cabos para el sofisticado

Los inmensos resorts que han cubierto la costa de San José del Cabo concentran la atmósfera más sofisticada de la región. Dentro de estos, los beach clubs ofrecen días de fiesta eterna, mientras los restaurantes recorren la costa de California a partir de platillos reimaginados por reconocidos chefs extranjeros y mexicanos. Para experimentarlo, pasa el día en Vidanta. Asoléate al ritmo de la música electrónica en Omnia Day Club y, para cenar, pide el pulpo a las brasas con aderezo búfalo en Herringbone.

Foto: Shutterstock

Tulum para el bohemio

Tulum podrá estar cerca de convertirse en un cliché, pero uno que sin duda vale la pena. Tiene hoteles sustentables en medio de la naturaleza, experiencias para aprender y cuidar del medio ambiente y boutiques locales que reúnen una oferta de corte bohemia y a partir de materiales de la región. Por eso Tulum es el paraíso para el viajero libre, para el nómada y para quien espera regresar algo al entorno que visita. Si estás por ahí, visita Azulik, un hotel que fusiona el diseño inteligente y la esencia relajada de la región.

7 playas poco visitadas a las que debes viajar este verano

Foto: Shutterstock

Zihuatanejo para el aventurero

La bahía de Zihuatanejo es una de las favoritas para la navegación y la práctica de deportes acuáticos, gracias a que su mar es tan tranquilo que podría parecer una alberca inmensa. Si nunca has practicado paddle board, este es el lugar en donde tienes que aprender, pues esta calma te ayudará a controlar el equilibrio. Si estás en la Playa La Madera, pregunta a los vendedores locales por ‘Tarzán’ y escucha su historia de vida mientras te enseña a surfear. Vale toda la pena.