- Publicidad -

Sí, los Beatles lo hicieron en 1969 en la azotea de Apple Corps, en Londres, Inglaterra, y tal vez de ahí tomó la idea Paul McCartney de presentar este fin de semana su nuevo disco Egypt Station en una de las estaciones de metro más famosas del mundo, Grand Central, en el corazón de Nueva York.

Ahí, frente a la salida que da a la calle 42, el inglés ofreció un concierto sorpresa de 24 canciones, y en el escenario (tras unas cortinas negras) se encontraban algunos de sus mejores amigos, como Jon Bon Jovi, Meryl Streep, Amy Schumer, Kate Moss y Steve Buscemi. Gracias a los anuncios en redes sociales, la estación se llenó de inmediato y Nueva York vibró al ritmo del exBeatle.

- Publicidad -

Uno de los conciertos sorpresa más famosos en el metro neoyorquino fue el dado por U2 en mayo de 2015, cuando decidieron disfrazarse con sombreros, lentes obscuros y barbas y comenzar a tocar entre los pasajeros en la estación de 42nd Street, que ignoraban quienes fueran; todo, bajo la mirada de las cámaras del programa de Jimmy Fallon.

En noviembre de 2017, la misma estrategia fue utilizada con Maroon 5, ahora en la estación 50th Street. De nueva cuenta Fallon fue el cerebro en la operación. La banda comenzó con un cover, por lo que los pasajeros no lograron relacionarlos. Sin embargo se fueron las barbas, lentes y sombreros y la fiesta comenzó.

Previo al de McCartney, el concierto sorpresa que había causado revuelo fue el brindado por Miley Cirus, en julio de este año. La estación que sirvió de escenario a la estrella juvenil fue la 47th Street, y disfrazada con sombrero y lentes oscuros comenzó a cantar Jolene. El cover hizo que la gente se acercara, pero al ver a Fallon y a la propia Miley sin disfraz los teléfonos comenzaron a mandar la imagen a todo el mundo, para paralizar a Nueva York.

La música fuera del metro

Pero no sólo el metro ha servido de escenario en Nueva York. Incluso el propio McCartney tomó por sorpresa a la Gran Manzana en octubre de 2013 en la secundaria Frank Sinatra de las Artes, frente a más de 400 estudiantes que durante más de una hora corearon algunos de los éxitos del inglés.

Otros conciertos sorpresas que fueron memorables en las calles de Nueva York fueron los ofrecidos por U2 en 2004. Era noviembre y el frío comenzaba a sentirse desde temprano. Sin previo anuncio, la banda comenzó a tocar en Times Square, únicamente para un par de cámaras que grababan el video de All because of you.

La gente se volvió loca al escucharlos y llenó la plaza. Unas horas después, cuando la calma regresaba a Nueva York, U2 se colocó debajo del Puente de Brooklyn, para dar un segundo concierto. La multitud fue mayor, en parte porque ya no eran horas laborales, y por el inicio de los mensajes de texto.

En agosto de 2013, Prince llegó al pequeño City Winery, un local con capacidad para 500 personas. Con sus bandas 3rdEyeGirl y The New Power Generation tocó por tres horas al lado de invitados como Cee Lo Green, Larry Graham, Shelby J y Luke James.

También en un recinto pequeño, el club Saint Vitus, en Brooklyn, Nirvana celebró su ingreso al Salón de la Fama del Rock, en abril de 2014. Dave Grohl, Krist Novoselic y Pat Smear tuvieron una actuación de 19 canciones, incluyendo Smell Like Teen Spirit, al lado de Joan Jett.

Las 10 estaciones de metro más bellas del mundo

Alicia Keys fue otra de las grandes animadoras en las calles de Nueva York. La cantante se presentó en Times Square, en octubre de 2016, como un homenaje a John Lennon, quien ese día hubiera cumplido 76 años.

En noviembre de ese mismo año, Madonna se presentó en Washington Square Park, para cantar por 30 minutos, como apoyo a la campaña de Hillary Clinton, y Shakira tomó el mismo parque, para cantar frente a un centenar de personas su éxito Chantaje.

Aeropuertos que ofrecen un tour gratis por su ciudad

Pero también han existido conciertos sorpresa que no se pueden concretar, como el que pretendía dar Kanye West en junio de 2016. Una hora antes de salir al escenario anunció en su cuenta de Twitter que estaría en el Webster Hall, un lugar con capacidad para mil 500 personas, pero se presentaron más de cinco mil, por lo que se tuvo que cancelar.

por Víctor Galván J.