Statute of Liberty; Shutterstock
- Publicidad -

No se puede imaginar ir a la Gran Manzana sin visitar uno de sus iconos más emblemáticos: la Estatua de la Libertad, misma que el gobierno francés obsequiara a los Estados Unidos. La colosal pieza representa el centenario de la celebración de independencia de la nación americana y fue inaugurada en 1886.

Se colocó en la costa para que quien llegará por primera vez a la ciudad persiguiendo el “sueño americano”, supieran que aquí ellos también encontrarían la tan anhelada libertad.

Es obra del escultor francés Frederic Auguste Bartholdi, quien dicen se inspiró en Marianne, que es el símbolo nacional de Francia. Pero los misterios de su figura cuentan que no es Marianne, sino Isabella Eugenie Boyer, francesa y viuda del millonario Isaac Singer, inventor y quien mejoró la maquina de cocer.

- Publicidad -

Como sea, esta dama de la libertad, no solo está presente en Nueva York. Por ejemplo, en Madrid existe una reproducción localizada en el Panteón de los Hombres Ilustres y que es 20 veces menor que la original pero 30 años más joven que esta.

Lee: Así es la suite más cara de Estados Unidos

Otra más se ubica en el municipio de Cenicero, en La Rioja, donde fue erigida en 1897 en honor a los caídos en la primera guerra mundial. Esta copia es casi idéntica a la primera pero de menor tamaño, y su rostro es todavía más femenino que la americana.

Se podría decir que la obra de Bartholdi le ha dado la vuelta al mundo, y es que no hace falta más que visitar el parque temático de Legoland (www.lego.com) en Billund, Dinamarca, o aventurase para conocer la ciudad de Leipzing, en Alemania, donde también está una copia pero de tan sólo 10 metros de altura. La estatua se ubica en la plaza central y su característica principal es que es policromada.

Ahora bien, si viajas a Asia, en el parque artificial marino de la isla de Odiaba, en Tokio, también se puede ver una en tamaño miniatura y de color blanco. Pero, qué de París, obviamente que aquí también está una. Si tomas un paseo por el Sena, podrás observar una Estatua de la Libertad pero con sólo 12 metros de altura.

Al interior

La estructura es célebre por sus formas exteriores, pero no hay que quitarle mérito al ingeniero Gustave Eiffel, sí, el mismo que construyó la Torre Eiffel, y quien diseñó la disposición interna de la estatua. Se calcula que la obra está dividida en 350 piezas, que fueron trasladadas por el Atlántico en un barco y re ensamblada en Estados Unidos durante cuatro meses.

Lee: En estos países encontrarás a las mujeres más bellas

Además, en 1924 fue declarado monumento nacional y en 1984 Patrimonio de la Humanidad, estuvo cerrada al público entre septiembre de 2001 y 2004 debido a los ataques del 11-S, pero hoy está más viva que nunca y abierta al público luego de una remodelación.