(Photo by Rodrigo BUENDIA / AFP)
- Publicidad -

Después de un siglo oficialmente extinta, de la nada asomó su caparazón entre el paisaje volcánico.

La tortuga fue hallada por una expedición en la isla Fernandina, de donde es endémica la especie, “sobrepasa los 100 años, es una tortuga muy vieja”, dijo a la AFP Washington Tapia, director del GTRI, el programa de recuperación de tortugas gigantes de la oenegé estadounidense Galapagos Conservancy.

El animal de 20 kilogramos estaba entre la vegetación que crece en medio de flujos de lava petrificados del volcán La Cumbre, uno de los más activos del mundo. Aseguran que la última vez que se vio esta especie de tortuga fue en 1906.

- Publicidad -

Lee: 10 consejos para viajar fuera del país, un check list básico

Los científicos confían en que no ocurrirá lo mismo que con el solitario George, el animal emblema de las islas. George fue el último ejemplar de esta especie y murió sin descendencia en 2012 al negarse a aparearse con hembras de especies similares.

Al haber tantas especies raras de animales y plantas en las islas, es una oportunidad muy especial para viajar a Galápagos y verlas por ti mismo. Para visitarlo, puede reservar un vuelo a Quito o Guayaquil en la parte continental de Ecuador, y luego tomar un vuelo de conexión a Galápagos. O bien, puedes optar por un crucero que te lleve alrededor de las islas. Sin embargo, es importante tener en cuenta la época del año en que planeas viajar, ya que de enero a mayo puede ser extremadamente caluroso y húmedo.