- Publicidad -

Tras vernos gravemente afectados por la llegada del sargazo a las costas mexicanas, se ha anunciado que se invertirán cerca de 2,7 millones de dólares para combatir el sargazo, un alga maloliente que afecta nuestras paradisíacas y turísticas playas del Caribe. Esta estrategia incluye la construcción de barcos especiales, informó este lunes el secretario de Marina.

Las sargaceras son barcos equipados con un sistema que aspira el alga para luego sacarla del océano, algunas veces ya empacado.

“No vamos a comprar sargaceras ni vamos a licitar (…) Vamos a construir. En la secretaría de Marina tenemos astilleros, tenemos ingenieros navales, tenemos un diseño de una sargacera muy parecida a las que están en el comercio”, dijo este lunes en conferencia de prensa Rafael Ojeda, secretario de Marina.

- Publicidad -

Lee: Cinco puntos básicos para entender el sargazo, el alga que tiene al Caribe en alerta

“Si una sargacera afuera vale 15 millones (de pesos, unos 780.000 dólares), a nosotros nos puede costar entre seis u ocho millones de pesos (unos 417.000 dólares)”, añadió, y aseguró que se cuenta con un presupuesto de 52 millones de pesos (unos 2,7 millones de dólares) para combatir el problema del sargazo, que al llegar de manera masiva a las costas afecta al ecosistema y al turismo.

Ojeda dijo que la primera sargacera estaría lista “en un par de meses” y que se necesitaría una docena de ellas, además de algunas barreras.

Carlos Joaquín González, gobernador del estado de Quintana Roo, donde se encuentra la turística Riviera Maya, dijo que los servicios en playa se han visto afectados.

“Principalmente los tours, los clubes de playa y los restaurantes”, comentó.

Evidencia científica apunta a que el sargazo llega arrastrado por vientos y corrientes desde un nuevo mar de dicha alga -el antiguo se localiza frente a Estados Unidos- detectado en 2011 en la zona ecuatorial del Atlántico, entre Sudamérica y África.

Allí, la desembocadura de grandes ríos cargados de nutrientes -desechos de actividad humana-, la desertificación y el calentamiento global, propician su proliferación.

Estudios del Protocolo Puerto Morelos, organización civil que implementa acciones para enfrentar el sargazo, determinaron que el fenómeno se disparó en 2018 con el arribo de 24 millones de metros cúbicos, equivalentes a 3.000 campos de fútbol cubiertos por un metro de sargazo, y que el período crítico va de mayo a octubre.

Información AFP