- Publicidad -

Muy cerca del Puerto de Veracruz, enmarcado por el Golfo y la Reserva Estatal Arroyo Moreno está Boca del Río, un destino que atrae por su diversidad natural y una oferta cultural cada vez más completa.

Sus tranquilas playas y la cercanía con distintos escenarios naturales convierten a Boca del Río en un destino idóneo para practicar ecoturismo, su silueta colonial invita a los fanáticos de las tradiciones a caminar sin rumbo por sus calles, y los nuevos hoteles y restaurantes consienten a los viajeros con experiencias de talla internacional. “Boca del Río se ha convertido en un lugar donde siempre hay una actividad para hacer”, asegura Humberto Alonso Morelli, presidente municipal de la ciudad. Conoce sus principales atractivos.

Río Jamapa

El río nace en la cumbre más alta de México, a 5000 metros sobre el nivel del mar, y pasa por Boca del Río antes de desembocar en el Golfo. Puedes recorrerlo en lancha para observar con calma el paisaje natural y visitar la Isla del Amor, en donde se dice que comenzó la historia de amor entre Agustín Lara y María Félix.

Isla de Sacrificios

- Publicidad -

Toma solo unos minutos llegar a la Isla de Sacrificios desde alguna de las playas de Boca del Río. Esta no se puede visitar, pero sí es posible rodearla en paddle board, kayak o con un equipo de snorkel para descubrir increíbles escenarios marinos perfectamente conservados.

Centro Histórico

Rodeado por edificios históricos, este punto es el corazón de la ciudad y el escenario de las fiestas más importantes. Es un buen punto de partida para descubrir la herencia cultural de Boca del Río, pues a sus alrededores hay restaurantes tradicionales y es común encontrar a distintos jaraneros tocando.

Casa Museo Agustín Lara

El espacio que habitó el músico veracruzano fue recuperado y convertido en un centro cultural que resguarda los instrumentos musicales y un acervo fotográfico de la vida del artista. Además, se organizan muestras artísticas y conciertos de músicos locales con regularidad.

Mariscos Villa Rica

La gastronomía se ha convertido en la apuesta principal de la ciudad, con restaurantes de talla internacional y “esos pequeños lugares con muchísimo sazón, esas joyitas escondidas que los locales queremos compartir”, dice Morelli. Mariscos Villa Rica es una parada obligada para conocer la identidad local gracias a un menú tradicional a base de productos frescos obtenidos en la región.