Unsplash
- Publicidad -

La organización mundial del turismo reportó que en el primer semestre del 2019, el turismo internacional creció un 4% con mejoras muy evidentes en Medio Oriente, Asia y Pacífico pero detectó un retroceso en América del Sur.

Una de las principales razones de la caída se debe a la disminución del turismo argentino que afectó a los países vecinos. El reporte también advierte una caída en el gasto de turismo de las dos grandes economías latinas, Brasil con una caída del 5% y México con una caída del 13%.

Sin embargo el número de turistas internacionales creció hasta los 671 millones, 30 más que en el mismo periodo de 2018, y se prevé cerrar el año con una mejora del 3-4%.

- Publicidad -

Lee: Cierran Isla Komodo a turistas por el alto número de robo de dragones

Se cree que este crecimiento se debe a la fortaleza económica, la asequibilidad y conectividad de los vuelos y la mayor facilitación de visas, pero también advierte de algunas amenazas.

“Los indicadores económicos más débiles, la incertidumbre prolongada sobre el Brexit, las tensiones comerciales y tecnológicas y los crecientes desafíos geopolíticos, han comenzado a afectar la confianza de las empresas y los consumidores”, alerta en su comunicado.

El primer semestre de 2019 fue especialmente positivo para los destinos de Oriente Medio, que registraron un aumento del 8% en las llegadas. En Asia y el Pacífico crecieron un 6% especialmente por los turistas chinos.

Lee: Este es el país menos visitado en el mundo

El resto de los mercados también mejoraron pero más moderadamente: Europa creció un 4% debido en parte a la demanda interregional y América y África lo hicieron en un 2%.

En estas dos últimas zonas son destacables los resultados de África del Norte, con un 9% después del batacazo sufrido a principios de década, y el Caribe (+11%), impulsado por Estados Unidos.