Mariah Tyler vía Travel+Leisure
- Publicidad -

Uno de los museos más visitados en el mundo, el Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, cerró sus puertas en junio por un ambicioso proyecto de renovación y ampliación. Hoy el nuevo MoMA abre sus puertas con nuevos espacios y nuevas experiencias para acercar el arte a todos los visitantes de la ciudad.

El museo, construido en la década de 1920, fue restaurado en 2016, pero para los toques finales fue necesario vaciar el espacio. Con 3,716 metros cuadrados de espacio adicional, el nuevo MoMA seguirá apostando por el arte moderno internacional y las exhibiciones interdisciplinarias. El nuevo orden busca seguir ofreciendo un recorrido levemente cronológico, pero ahora apuesta por combinar técnicas y estilos para situar al público en un contexto histórico específico.

Mariah Tyler vía Travel+Leisure

La línea empieza en el último piso, con obras desde el siglo XIX a la primera mitad del siglo XX. De ahí, bajando, encontramos trabajos de 1940 a 1970 y, en el siguiente, de 1970 hasta la actualidad. Las famosas pinturas de Van Gogh y Picasso seguirán en su lugar original, pero serán rodeadas por exhibiciones temporales (de seis a nueve meses) para dar movimiento y ofrecer una experiencia distinta a sus visitantes recurrentes.

- Publicidad -

Lee: 10 nuevas maneras de descubrir Nueva York

Además, distintos espacios se destinarán a presentaciones de teatro, proyecciones y workshops.

Mariah Tyler vía Travel+Leisure

Arte del interior al exterior

Uno de los principales intereses del museo ha sido siempre sacar el arte a la calle y volverlo parte del día a día de quienes caminan por la ciudad. Hoy, una pared de vidrio deja ver por completo el lobby desde la banqueta y dos nuevas galerías son completamente gratuita. Estos espacios albergarán muestras temporales de artistas emergentes y funcionarán como un preámbulo de la colección del museo.

Lee: 5 museos al aire libre que te cautivarán

Entre las exhibiciones inaugurales, sorprende Handles, que muestra seis esculturas que juegan con la luz, el sonido y la geometría para crear un ecosistema complejo imaginado por la artista surcoreana Haegue Yang. También está The Shape of Shape, curada por la artista Amy Sillman, que exploró la colección del MoMA para encontrar los objetos definidos por su forma, por sobre todas las cosas.