Unsplash
- Publicidad -

Al sur de Arizona, existe una ciudad en donde sus habitantes aseguran convivir diariamente con seres de otra dimensión. En Tucson, escuchar leyendas de fantasmas es completamente común, y los dueños de restaurantes, bares y hoteles aseguran ser visitados por estos seres, con los que dicen convivir sin temor.

Este Halloween, conoce tres lugares que se enorgullecen de tener un perfil oscuro y tenebroso, y atrévete a visitarlos.

Hotel Congress

Cortesía

El hotel más famoso de Tucson tiene dos residentes permanentes: el espíritu de Vince Szuda, que vivió 36 años ahí antes de morir de un infarto, y el de una mujer que se disparó dentro de la habitación 242.

- Publicidad -

Hoy, en la sala de este cuarto hay una Ouija para los huéspedes que quieran conversar con los dos. La puerta del 242 permanece cerrada, pero es posible visitarla. Para hacerlo, solo tienes que pedirlo en recepción.

Reilly Craft Pizza & Drink

Cortesía

Dentro de un edificio del siglo XX que funcionó como la funeraria principal de la ciudad, hoy se encuentra un restaurante especializado en pizzas al horno (esto, a los ojos de sus clientes recurrentes, es bastante cómico).

Se dice que al estirarte para morder una rebanada de pizza es posible sentir una brisa helada en la nuca, producida por la presencia de algún fantasma que no logró salir de la propiedad.

Lee: Los mejores restaurantes italianos en Ciudad de México

Tough Luck Club

Cortesía

En el sótano de Reilly Craft Pizza & Drink, al que hay que acceder por una pequeña puerta en el jardín, se esconde un speakeasy en donde se encontraban los hornos del crematorio.

Las estrechas paredes de piedra y la poca iluminación contribuyen a crear un espacio lleno de misterio, donde algunos clientes aseguran haber visto figuras fantasmales a contraluz, como en película de Halloween.