Batu Caves - Shutterstock

En el distrito de Gombak a 13 kilómetros de la ciudad de Kuala Lumpur en Malasia, se encuentran las Cuevas de Batu. Se trata de una zona montañosa de rocas calizas en las que la naturaleza formó cuevas de gran magnitud hace más 400 millones de años. Tres de ellas fueron transformadas en el siglo XIX en templos para venerar al dios Murugan —cuya enorme estatua adorna el lugar— y representan uno de los santuarios hinduistas más importantes fuera de la India.

Cada año las Cuevas de Batu reciben la visita de cientos de miles de creyentes y también de turistas (las montañas aledañas son ideales para practicar la escalada). Para llegar a las cuevas es necesario ascender por una enorme escalera con 272 peldaños que en fechas recientes se ha convertido en uno de los lugares más “instagrameados” del país. ¿La razón? La pintura multicolor con la que los escalones fueron decorados. Aunque el colorido ha cautivado a los lugareños y a los viajeros también ha metido a los administradores del lugar en un serio problema.

Lee: Increíbles países que puedes visitar sin visa

Desde hace años las Cuevas de Batu intentaban obtener el nombramiento de Sitio Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO sin conseguirlo, aunque se decía que estaban a punto de lograrlo. Uno de los estatutos de la UNESCO dice que no se puede hacer ninguna modificación a un sitio patrimonio sin previa autorización y consentimiento del proyecto… y al parecer esto también incluye a los nominados.

- Publicidad -

Luego de ver el resultado de la pintura multicolor la UNESCO ha manifestado su descontento y expresado que la escalera rompe con la armonía del lugar. Y pese a los miles de posts que circulan ya por las redes con el hashtag #batucaves, tanto color pudiera costarles el esperado reconocimiento.