Singapur se ha logrado convertir en la puerta de entrada a Asia, y hoy en día ninguna visita al Sudeste asiático está completa sin una estancia en Singapur. Gran parte del encanto de este pequeño ciudad-estado es su población multicultural, una mezcla de chinos, malayos e indios, que puede hacer un corto paseo por la ciudad sentirse como un salto de un país a otro.

Es una ciudad de contrastes: futurística y a la vez tradicional. Sus ‘jardines en la bahia’, compuestos de increíbles árboles multicolores, el gigantesco edificio de Marina Bay Sands con su alberca en las alturas y su sinfín de elegantes rascacielos la posicionan como una de las ciudades modernas más fascinantes del mundo. Por otra parte, perdernos entre sus distintas zonas es un viaje por Asia: desde la alegre ‘Little India’, con sus bellos templos y aroma a curry, la colorida calle Malaya, con sus casas verdes, rojas, azules… hasta el majestuoso China Town, donde nos sentimos transportados a las regiones históricas de Shanghai.

Justamente en el corazón de China Town nos encontramos con la nueva joya de esta bella ciudad: el espectacular Six Senses Duxton.

- Publicidad -

Six Senses Duxton

Este hotel boutique en Singapur reúne una hilera de casas de comercio de patrimonio que han sido restauradas de forma sostenible bajo la mano dotada del aclamado diseñador británico, Anouska Hempel. El diseño original de este Redevelopment Authority Architectural Heritage premió las características del edificio con una mezcla diversa de elementos chinos, malayos y europeos.

Dorado, negro y amarillo son los tonos que dominan el innovador y seductor diseño del hotel. Obras de arte asiáticas y europeas, así como pedazos de historia viva –cómo una replica de un acuerdo legal del siglo XVIII– nos inspiran a aventurarnos por sus pasillos, descubriendo en cada momento una joya.

Lee: Dinos cuál es tu color favorito y te diremos a dónde viajar

En su restaurante Yellow Pot el color vibrante del oro ocupa el lugar central de su refinado entorno, donde se ofrece un menú de cocina china auténtica e innovadora. A un lado hay un bar de temática anticuaria que sirve Escape To Kaifeng, el cóctel exclusivo del hotel que, con ginebra Tanqueray y coronado con un crisantemo amarillo, se ha convertido en un clásico para los que buscamos enamorarnos de este fascinante país.

Six Senses Duxton goza de un patrimonio y un entorno histórico con una gran cantidad de actividades en los alrededores para entretener y satisfacer los gustos más exigentes. Desde tours únicos y descubrimientos en el vecindario hasta actividades culturales y aventuras en la naturaleza, el hotel logra siempre crear experiencias memorables.

Una exótica colección de culturas y tradiciones, el intrigante estado-país de Singapur está dividido en dos: el mundo sobre las nubes – donde las puntas de rascacielos danzan entre estrellas – y el caprichoso laberinto de sus calles, llenas de vida, aromas y música.

por Alexis Beard