- Publicidad -

Dentro del Palace Museum, acogido en las paredes de la Ciudad Prohibida en Beijing, se encuentra la exhibición que Cartier ha reunido como una celebración de los lazos de amistad que tiene con China.

La exhibición lleva como nombre: Beyond Boundaries: Cartier and The Palace Museum, Craftsmanship and Restoration Exhibition, y estará exhibida en Beijing hasta el 31 de julio.

- Publicidad -

Lee: Los museos en occidente que debes conocer antes de morir

Las 800 piezas reunidas datan desde la Dinastía Ming (1368-1644) hasta el día de hoy, y son parte de la Cartier Collection, los archivos de la Maison, las colecciones del Palace Museum e instituciones públicas como el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, la National Gallery de Australia, el Musée International d’horlogerie, colecciones privadas y de la realeza. Una oportunidad importante para ver todas estas obras juntas en un mismo lugar, y observar con detalle la historia que cada pieza representa.

Todas las obras son una invitación para viajar por el tiempo y el espacio para descubrir cuán significativos son los vínculos culturales entre los tesoros del Este y el Oeste.

Cruzando fronteras

Más allá de los límites, el título, evoca el concepto de esta exposición a través de una multitud de interpretaciones que revolotean entre la poesía y la filosofía. Es una invitación a ir más allá de todo lo que separa y divide, no solo clasificaciones, categorías, fronteras, continentes y límites, sino también cualquier cosa que parezca inmutable, como el conocimiento, la certeza, las definiciones o ideas preconcebidas, y así inventar un espacio libre donde pueda surgir una nueva visión de la creatividad.

Lee: Cinco exposiciones de Van Gogh en el mundo que te sorprenderán

Esta restauración realizada por el Palace Museum y Cartier ha tardado 3 años, incluida la reparación que tomó 6 meses, proceso que ha sido capturado y registrado fielmente por la Li Shaohong, considerada la directora más influyente de su generación, y su equipo de producción. Todos ellos viajaron a Suiza para documentar este programa histórico y dejar fuertes registros para futuros horólogos. Este proyecto representa un hito importante tanto para Cartier como para China en la protección del patrimonio cultural.