(Photo by Mychal Watts/Getty Images for SOBEWFF®)

Enrique Olvera, dueño de Pujol en la CDMX y Cosme en Nueva York prefiere atender sus restaurantes que ser uno de esos chefs que brillan en televisión.

Sin embargo, cuando se le acercó Netflix para que participara como jurado en un reality gastronómico, Todo el mundo a la mesa (o The Final Table), el chef decidió alejarse un poco de la cocina¡o para viajar a Los Ángeles y grabar el programa. Esto fue lo que nos contó:

“Me gustó que la competencia fuera en parejas en vez de una sola persona. Eso se asemeja más a lo que pasa en una cocina profesional. También me atrajo el panel de jurados que se juntó para este programa”.

- Publicidad -

Lee: Estas son las tendencias gastronómicas que veremos el próximo año

¿Qué es lo más difícil de ser juez?

La cocina es subjetiva. Uno también tiene sus prejuicios y es muy difícil emitir un juicio de algo que tú sabes que es así y que además sabes que estás en un programa de televisión.

Uno de los platillos de la competencia; Netflix.

¿Qué buscabas en los participantes?

El sabor. Para mí eso era lo más importante, no tanto la innovación dentro del platillo. Eso es lo que buscamos los comensales cuando vamos a un restaurante y eso es lo que yo estaba buscando en la competencia.

Lee: Conoce la edición de comida cantonesa de la Guía Michelin

¿Qué descubriste con este reality?

Que tengo muy claro que soy chef de restaurante, no de televisión. No es que no me guste la cámara, es que mi personalidad no es necesariamente la de la televisión y además, me encantan los restaurantes.

Ya habías hecho concursos de TV…

Hubo una final de Master Chef Reino Unido que se filmó en México y estuve ahí de jurado, que es básicamente algo muy parecido a lo que hicimos ahorita con Final Table en términos de mi participación, no tanto de formato.

El primer episodio está dedicado a la cocina de México; Netflix.

La experiencia del reality será sensorial en el sentido de que mientras los chefs cocinan, se verán en pantalla imágenes del país.

La idea era que cada capitulo se trata de enseñar un poco de la gastronomía del país; en México tenemos la gran fortuna de tener una gastronomía muy extensa, no solo rica, y eso es lo que se trató de demostrar en la competencia, aunque claro, en la televisión, con los tiempos reducidos es un poquito complicado verlo todo.

¿Eres barco o muy estricto?

Soy muy estricto, sobre todo en mis restaurantes, todo tiene que salir como espero.