Reconoce que la noche le infundía miedo cuando era un niño. Hoy el chef Jesús Gibaja ha transformado ese temor en una fortaleza, convirtiéndose en uno de los cocineros más peculiares del país por su exquisito gusto para crear, más que platillos, experiencias. El secreto para lograrlo, ha sido su tenacidad, esa pasión que le lleva a recorrer bosques, cruzar montañas, pescar y conseguir, hasta en el rincón más lejano, el ingrediente que aportará su esencia única.

Jesús posee una carrera que contrasta con el perfil del clásico Chef. Dentro del mundo de la gastronomía, se ha hecho de un nombre forjado por su creatividad y especial gusto. Sus palabras expresan singularidad: “Lo más importante antes de ir en busca de algún ingrediente, es saber qué quieres transmitir. Después, es momento de hallar las herramientas necesarias, esos aliados que plasmarán sus particularidades en alimentos que cuenten algo”.

- Publicidad -

En el sendero que conduce a la receta perfecta, Gibaja se ha encontrado en medio de la oscuridad, cocinando en un cenote, caminando en busca de hongos o elaborando platillos a la luz de la luna. La noche potencia su inspiración, recrea un espacio de tranquilidad y es terreno fértil para pensar en la próxima meta, en el siguiente sabor.

Ante la imposibilidad del pasado y la inexistencia del futuro, reconoce el presente como un tiempo para hacer aquello que le hace distinto, la férrea convicción de aportar un instante que quede grabado en los sentidos a través de la comida. Este es el paralelo perfecto entre una personalidad imparable.

Oscuro y nocturno, Jesus Gibaja encontró esa luz que le hace desmarcarse de los demás. Cada ingrediente tiene una voz propia, y en sus manos se transforman en algo exclusivo. Todo en Jesús se encuentra único. Sus particularidades se vuelven una virtud inigualable, como todo de lo que se rodea, desde sus afilados cuchillos hasta una GMC Terrain Black Edition, de la que solo se ensamblaron 100 unidades destinadas a una élite de mexicanos de cualidades tan únicas, como las de Jesús.