Primavera, verano, otoño o invierno, todas las temporadas son ideales para descubrir los secretos de esta región. (Gov't of Yukon/R Hartmier)
- Publicidad -

Yukón es uno de los lugares más al norte de Canadá y de prácticamente todo el continente americano. Sin duda, es un destino digno de ser visitado sin importar la época del año. Localizado al extremo noroeste de ese país, limita con el Océano Ártico y Alaska, además de que sus poco más de 30,000 habitantes la convierten en la entidad menos poblada de Canadá.

Es el lugar ideal para apreciar fenómenos naturales como las auroras boreales y el llamado “sol de medianoche”. Aunque es común pensar que sólo hay que visitar destinos como este en época invernal, por las increíbles vistas y actividades para realizar, durante todo el año presenta magníficos paisajes y atractivos naturales que definitivamente cualquier viajero debe conocer.

Igualmente, la diversión en la nieve, el contacto con la naturaleza durante la primavera y la gama de actividades para practicar al aire libre en verano, son un llamado para los viajeros de todo el mundo. Elige en qué estación del año quieres conocer este maravilloso lugar.

Otoño

- Publicidad -

La temporada otoñal sólo dura de septiembre a octubre, pero el paisaje cambia de verde a naranja, amarillo y rojo, generando ambientes que convierten a Yukón en un destino inigualable para explorar.

Los atardeceres están enmarcados por los extraordinarios paisajes de sus lagos y contrastan con las auroras fascinantes que se observan por las noches, de septiembre a marzo. Lo oscuro de su cielo, totalmente despejado, es el escenario ideal para este espectáculo de la naturaleza en las regiones de Whitehorse, Watson Lake, Silver Trail y Klondike, por sólo mencionar algunas.

Hablando de Whitehorse, esta época es una buena oportunidad para visitar la capital de Yukón. Se trata de una pequeña ciudad de apenas unos 27,000 habitantes, pero durante la “Fiebre del Oro” (surgida después de que en la región se encontraran grandes cantidades de ese mineral) vivían más de 40,000, por lo que se pueden conocer lugares que fueron testigos de esa época.

Observar las auroras boreales en el cielo, una experiencia inolvidable para disfrutar. (Destination Canada)

Sin duda, el ritmo de la vida aquí es tranquilo, muy contrastante para quienes provienen de grandes urbes, por lo que vale la pena disfrutar de la serenidad del sitio y la amabilidad de las personas que viven en este pequeño lugar.

Los restaurantes en Whitehorse destacan por su oferta gastronómica donde se puede probar el tradicional Bannock, cervezas, café, chocolate y mucho más, además de que los recuerdos como artesanías en madera y textiles son visibles con sólo abrir las puertas de los establecimientos locales.

A 30 minutos de la ciudad, se puede visitar Yukon Wildlife Preserve, una reserva natural en donde viven diferentes animales en su hábitat, como cabras montesas, venados, alces y bisontes. Verlos de cerca seguramente te hará amar todavía más a la naturaleza.

En los alrededores también vale la pena visitar sitios como Takhini Hot Pools, nada más y nada menos que las albercas de aguas termales ricas en minerales, que existen desde hace más de un siglo.

Sumergirse en las aguas cálidas, rodeado de un pintoresco paisaje otoñal, es una experiencia intensa para los sentidos de quienes no están acostumbrados a conectar con la naturaleza y, como aseguran los locales, ¡muy saludable! No lo dudes, cuando viajes a Yukón, SÍ debes empacar tu traje de baño.

Invierno

El invierno dura cinco meses –de noviembre a finales de marzo–, por lo que es la estación más larga en Yukón pero, en realidad, no es nada que no se pueda superar con ropa adecuada y muchas ganas de vivir experiencias diferentes.

Esquiar a través de una reserva natural u observar cómo se congela tu cabello lentamente mientras te sumerges en una fuente termal y te haces un peinado extravagante son sólo una muestra de la diversión en esta temporada.

También hay otras actividades muy tradicionales, como un paseo a través del paisaje nevado y abordo de un trineo jalado por perros. Es una gran costumbre que permite llegar a lugares a los que sería muy difícil hacerlo de otra manera. Y si te sientes con la confianza suficiente, un guía puede darte las instrucciones necesarias para que tú seas el conductor y puedas recargarte de energía por esos senderos. Algunos de los lugares en donde podrás vivir esta experiencia son: Whitehorse, Dawson City, Haines Junction o Marsh Lake.

Sin duda, Whitehorse es uno de los destinos más visitados por los turistas mexicanos para vivir el contacto con la naturaleza. (Gov’t Of Yukon/Cathie Archbould)

Ahora, si eres más extremo, también podrás tener una excursión nocturna, donde ayudarás a cuidar a los perros y dormirás en un campamento lejano con un lugar en primera fila para observar las luces del norte o auroras boreales. Recuerda, por el frío no hay que preocuparse, la mayoría de los operadores turísticos suelen ofrecer la indumentaria necesaria y los alojamientos tienen calefacción.

Desde mediados del invierno, también puedes atreverte a caminar sobre un lago congelado, para pescar truchas arcoíris literalmente sobre una capa de hielo, principalmente en el área de Whitehorse. Con la renta de todo el equipo y la vestimenta adecuada puedes adentrarte en esta aventura, aunque no seas un pescador experto.

Finalmente, ¿qué te parecería un impresionante recorrido sobrevolando un glaciar en el Parque Nacional Kluane? Toda la grandeza de un titán como el Monte Logan, el más alto de Canadá, se puede apreciar desde la aeronave, con diversos horarios para los tours de una hasta dos horas de duración.

Primavera

En Yukón, la primavera es corta, apenas dura de abril a mayo, pero es una época en la que el paisaje cambia drásticamente y la vida comienza a florecer. Aunque hay días más soleados, al inicio de la primavera todavía debes usar guantes, gorro y una buena chamarra, porque el clima sigue siendo fresco.

Cabe recordar que a finales del siglo XIX, Yukón creció exponencialmente gracias a la “Fiebre del Oro”. En ese entonces, una de las ciudades más importantes de aquella época fue Dawson City, la cual hoy, aunque ya no tiene oro, mantiene su ambiente de antaño.

Sus casas de madera y calles de tierra hacen que el viajero se transporte en el tiempo y se imagine cómo eran los inicios de esa ciudad rodeada de naturaleza y con un clima implacable que contrasta con la calidez y hospitalidad de sus habitantes.

Hay recorridos guiados por el centro de la ciudad dirigidos por personajes disfrazados a la antigua usanza y presentaciones basadas en los bailes de la época. Asimismo, se pueden recorrer recintos interesantes, como el Museo de la Ciudad de Dawson para aprender más de la historia de los primeros pueblos y exploradores de Yukón.

Un atractivo curioso son los Kissing Buildings, edificaciones antiguas que, con el paso del tiempo, quedaron recargadas una contra la otra de tal manera que parece que están acurrucadas o besándose desde hace años.

La fauna y flora de Yukón son la conexión con la naturaleza para los viajeros. (© Government of Yukon)

En cambio, para admirar la fauna del lugar, la región de los lagos del Sur es el hogar de grandes mamíferos e innumerables aves. Ahí se pueden observar animales como osos negros, alces, ciervos y caribúes. De hecho, la aldea de Carcross fue originalmente llamada Caribou Crossing o zona de cruce para las manadas de caribú que migraron a través del área.

Además, los cientos de kilómetros de la costa de Yukón albergan nutrias y castores, y los lagos son un punto de acceso para las aves acuáticas migratorias, como cisnes, patos, gansos y pichones. El área nacional de vida silvestre del delta del río Nisutlin, cerca del poblado de Teslin, es un hábitat importante para las aves migratorias y para estar en contacto con la naturaleza.

Al tour puede sumarse una visita al encantador lago Esmeralda, que es reconocido por la tonalidad verde de sus aguas profundas. Para llegar a él es necesario recorrer la carretera de South Klondike, cerca de Alaska.

Verano

El verano en Yukón va de junio a agosto y, en la temporada alta, el sol se pone justo antes de la medianoche. ¿Te imaginas poder tomar una sesión de bronceado nocturno justo antes de dormir? Por la temperatura no te preocupes, ya que ronda los 26 grados.

Precisamente, el “sol de medianoche” es un espectáculo natural digno de verse en esta región de Canadá y no es necesario visitar un lugar específico para disfrutar las horas de luz diurna prolongadas durante toda la estación.

Esta abundancia de energizante luz puede disfrutarse en el malecón o en los magníficos campos de hielo del Parque Nacional y Reserva de Kluane. Inclusive hay festivales de música o celebraciones culturales, además de lugares para caminar y emocionantes senderos para andar en bicicleta.

 

En Yukón el verano se disfruta al aire libre. (Noel Hendrickson)

En los lagos y ríos se puede remar, pescar y nadar; incluso se puede disfrutar de una cerveza y la comida local en el patio de un restaurante o hacer un picnic en la cima de una montaña. Mientras más al norte viajes, más largos serán los días y con más luz para realizar actividades.

Pero si lo que buscas es conocer más de la milenaria cultura local, también tienes diferentes opciones. Las comunidades de las Primeras Naciones de los Lagos del Sur son pequeñas, cálidas y acogedoras. Por ejemplo, en Teslin y Carcross, los visitantes están invitados a participar en las celebraciones del Día Nacional de los Pueblos Indígenas, cada 21 de junio.

Ahora, si visitas estos lugares en otras épocas del año, puedes ir a sitios como el Museo George Johnston, en Teslin, donde aprenderás sobre el patrimonio de la tribu Tlingit. Las exhibiciones incluyen coloridas ceremonias, instrumentos, herramientas, tazones tallados y cestas tejidas. Sí, para vivir al máximo el verano las opciones son infinitas.

Por todo esto, Yukón es un lugar que debes explorar en cualquier época del año. ¿Por qué no programar más de un viaje para poder disfrutar cada una de ellas? Reserva ya para tus próximas vacaciones y vive una travesía inolvidable en uno de los destinos más espectaculares de Canadá. Obtén más información aquí.