- Publicidad -

La cueva subacuática más grande del mundo está en Quintana Roo, y sus 347 kilómetros abrieron una nueva ventana a la vida y cultura maya.

Para los mayas, la muerte no era más que el traslado del mundo terrenal al inframundo, cuyos pasos simbólicos se encontraban en las cuevas y superficies acuosas. Durante el esplendor de su sociedad, diversas glaciaciones hicieron fluctuar el nivel del mar, permitiendo el acceso a las cavernas subacuáticas y convirtiéndolas en escenarios de ritos religiosos y ofrendas.

- Publicidad -

Siglos después del fin del imperio maya, el recién descubierto sistema de cuevas Sac Actun se ha convertido en un auténtico túnel del tiempo, que no sólo posicionará a la península de Yucatán como meca de la exploración subacuática, sino que permitirá a buzos y exploradores entender mejor las prácticas culturales y sociales de esta civilización ancestral.