Shutterstock
- Publicidad -

Los cenotes han sido de las atracciones más conocidas en México por mucho tiempo, pues los paisajes que ofrecen son inolvidables y parecen realmente de ensueño, existen diferentes tipos de cenotes, algunos son más maduros y conservan su cúpula abierta, mientras otros son jóvenes y mantienen su cúpula intacta. Ambos son un deleite natural que bien vale la pena explorar.

Es por eso que te platicamos sobre cinco que sí o sí tienes que conocer y agregar a tu bucket list.

  1. Cenote Azul

- Publicidad -

Seguramente has escuchado sobre él, cuenta con 30 metros de profundidad, así que, si buscas un plan tranquilo para nadar y disfrutar del calor, es el lugar indicado. Hay muchos peces, por lo que es normal que llegues a sentir alguno que otro entre los pies. Aunque está un poco alejado de Cancún, si estas de visita por Tulum, es perfecto, queda a tan sólo 31 minutos.  

2. Gran Cenote

Es otro de los más populares de la zona, tiene una forma de media luna y puedes practicar snorkel gracias al tipo de grutas que se forman. Por eso mismo podrás nadar en dónde entra la luz o un poco más adentro por las estalactitas.

  1. Ik Kil

View this post on Instagram

Agüita fresca…#cenote #cascada #waterfall #ikkil

A post shared by Ruben Hidalgo (@rubenhidalgophoto) on

Se ubica en la península de Yucatán, lo que ofrece este paradisiaco lugar es que está rodeado por flores y lianas, cuenta con un puente y al igual que el Gran Cenote cuenta con zonas alumbradas y otras no. Se encuentra a una hora y media de Mérida.  

Lee: En esta Isla abundan los cerditos y puedes nadar con ellos

  1. Suytun

Es un lugar paradisiaco pues además de poder apreciar el agua cristalina del lugar aún con la obscuridad que se genera, se han encontrado diferentes restos arqueológicos. Cuenta con unas escaleras inmensas para bajar y, además, es poco profundo, lo cual te permitirá disfrutar tranquilamente.  

  1. Dos Ojos

Otro de los tesoros de la Rivera Maya, éste es considerado como uno de los favoritos por los buceadores, se descubrió alrededor de los 80’s y su exploración continúa día a día.  Su profundidad es bastante alta, por lo que se recomienda asistir con un profesional que te pueda acompañar durante el camino.