- Publicidad -

Al norte de España, en la comunidad autónoma de Galicia, hay muchas atracciones además del famoso Camino de Santiago, y aunque no son tan conocidas, valen mucho la pena. Si te gusta salirte del molde, estos lugares te encantarán.

Expertos de la agencia especializada en realizar viajes a la medida al norte de Galicia y Portugal, Verdant Experiences, comparten con nosotros los lugares imperdibles en Galicia, donde imponentes paisajes, excelente gastronomía y antiguos y majestuosos monasterios, te sorprenderán.

1. El Cañón del Sil

Es la joya de la corona de la Ribeira Sacra. Es un paisaje único que sorprende al visitante por su profundidad y verticalidad. Debido a esto, no es extraño escuchar a los visitantes refiriéndose a este lugar como “los fiordos gallegos”, haciendo una comparación con los famosos fiordos de la costa noruega.

- Publicidad -

Es un lugar místico y la multitud de construcciones religiosas a sus orillas lo corroboran. Algunos ejemplos son el Monasterio de Santa Cristina, el Monasterio de Santo Estevo, el Santuario de Nosa Señora das Cadeiras, el Monasterio de San Paio de Abeleda o la Iglesia de San Lourenzo.

Es recomendable recorrerlo en catamarán, pero también admirarlo desde lo alto en alguno de los múltiples miradores que hay a los dos lados del río.

2. Ribeira Sacra

El cultivo de los viñedos de la Ribeira Sacra se considera “Viticultura Heroica”, denominación que sólo tiene el 5% de los viñedos de toda Europa. Este título se debe a que los viñedos están situados en terrenos con más de un 30% de desnivel, lo cual hace necesario construir bancales o socalcos para poder cultivar la vid y a su vez hace imposible su mecanización, por lo que todo se hace de forma artesanal.

Los vinos de la Ribeira Sacra gozan de una excelente reputación, habiendo recibido muchos de ellos más de 90 puntos de la revista Robert Parker. Su etiqueta más conocida es Peza do Rei de Bodegas Cachín, debido a que durante la presidencia de Obama fue el vino elegido para una de las Galas de la Hispanidad.

3. Playas de las Catedrales

Situada en el municipio de Ribadeo, en la costa norte de Galicia, la playa de las Catedrales debe su nombre a los arcos que el mar ha ido formando al erosionar sus acantilados con el paso de los siglos.

Es recomendable visitarla con marea baja, ya que es la única temporada del año en la que se puede caminar por la orilla, pasear por debajo de los arcos y adentrarse en las múltiples cuevas que existen.

Lee: 3 documentales que todo viajero debe ver

En los últimos años se ha vuelto tan popular, que el gobierno gallego creó un sistema para restringir el número de visitas diarias, por lo que es necesario solicitar una autorización previa a través de Internet para poder ir.