Shutterstock
- Publicidad -

Los cruceros pueden ser la experiencia más divertida, si estás preparado para ello. No es que sea un viaje al que se le deba temer, al contrario, sin embargo debes tener cierta personalidad o actitud para estar on board.

Por ejemplo, los cruceros son ideales para las personas que son o muy fiesteras o demasiado tranquilas. ¿A qué nos referimos con esto? Fiesteras porque si quieres estar despierto hasta la madrugada o toda la noche, puedes hacerlo, un crucero nunca descansa, pues sus casinos funcionan igual que en Las Vegas. Además de que hay cenas, fiestas, cocteles y shows que te mantendrán entretenido hasta muy tarde. Si eres claustrofóbico o te gustan las experiencias extremas y andar libre por el mundo esto podría resultar un tanto frustrante para ti y podrías no pasarla tan bien.

Ahora bien, si por el otro lado, eres de los que ama descansar y tirarse en el camastro todo el día, también es una buena opción, porque el crucero te permite, si tu quieres, comer, dormir, nadar y repetir. Es como si estuvieras en un hotel en medio de la nada y como no puedes hacer ciertas cosas, pues te limitas literal a descansar. También es importante decir que los cruceros son ideales para parejas o familias que desean convivir, estando en medio del mar, no tienes a donde ir más que vivir una convivencia plena y absoluta.

- Publicidad -

Otro de los consejos que te podemos dar es siempre llevar Dramamine, una medicina para lo mareos, sobre todo el primer día, ya que no estamos acostumbrados a movimientos oscilatorios todo el tiempo, por lo que es bueno tomarte uno para que no sufras de ningún mareo o te enfermes del estómago.

Es importante que hagas bien tu maleta, simple y con poca ropa. Los camarotes son muy pequeños y seguro harás compras tanto en el crucero como en las playas dónde pararás. Estamos conscientes de que debes de ir de “gala” a la primera cena con el capitán, pero las mujeres lo pueden lograr con un solo par de tacones y dos vestidos de coctel, mientras que los hombres se pueden llevar un pantalón formal y dos camisas que puedan combinar con un mismo pantalón.

No olvides prepararte para comer muchísimo y hacer dieta regresando a tierra, pues tienes comida a tu disposición las 24 horas; pizza, helado, hamburguesas, donas, todo lo que te puedas imaginar, además de los restaurantes temáticos en los que pagas para tener una cena más exclusiva.

Si tienes toda la actitud para pasar días alejado de tierra firme, esta será una experiencia que valdrá totalmente la pena. ¡Ve empacando y elige la ruta que más te emocione!