Nadie puede negar que tener un trabajo que implique viajar por el mundo, presenciando los mejores paisajes y capturando las mejores aventuras sea algo que nos gustaría experimentar. Así que entrevistamos a Nicole Holmes, fotógrafa amante de los viajes y embajadora de Nikon México, quien nos habla de su gran pasión por la fotografía. Descubre algunas de sus increíbles fotografías y los lugares más impresionantes que ha visitado.

¿Cómo surge tu pasión por la fotografía?

Cuando tenía 12 años compré mi primera cámara. Por un rato me dediqué a limpiar oficinas en las noches con mi mamá para ganar dinero y un señor en esas oficinas estaba vendiendo su cámara, ese fue mi primer equipo.

- Publicidad -

Un día cuando recién había nevado, estuve mirando por una ventana desde mi casa hacia el jardín y me enamoré. Me enamoré del paisaje, de los árboles y de todo lleno de nieve.  En este momento surgió mi pasión por la fotografía.  Mi cámara es mi voz.  Yo soy muy tímida y no me gusta opinar ni hablar en frente de mucha gente, entonces con mi cámara me siento libre para poder expresarme y hablar. La fotografía para mí es como una adicción, me da muchas cosas buenas, la posibilidad de enamorarme diario y repetidamente, especialmente cuando veo la foto después. ¡Lo más difícil es parar! Mi pasión por la fotografía creció más cuando compré mi primera cámara profesional, era una Nikon D300.

¿En qué se basa tu técnica fotográfica?  

Diría que se basa más en el arte de la fotografía y no tanto en la técnica.  Yo tomaba clases de arte cuando era joven, me gustaba mucho dibujar, entonces la parte de composición se siente natural. Voy con lo que siento en mi corazón.

La composición, la aprendí con el tiempo y la sigo practicando diario, es como montar bicicleta, una vez que aprendes ya no tienes que volverlo a aprender.

La parte técnica de la cámara se ha ido haciendo más sencilla. Mi cámara es muy inteligente, decide y mide la luz sola, puede decidir en que diafragma y en que velocidad va a sacar la foto.

Las cámaras que uso son Nikon, que también tienen modo manual, creo que es muy inteligente el sistema, tiene mucha tecnología.  Cuando juego con el modo manual puedo tener el control de mi cámara al cien por ciento.

Lee: Las fotos del mexicano Paul Fuentes que transformarán tu Instagram

Cuando viajas por el mundo, ¿cómo trabajas, sola o acompañada? 

Por el tipo de fotografía que hago casi siempre trabajo sola.  Cuando estoy volando en mi parapente, sacando fotos de las copas mundiales de esta disciplina, buceando o haciendo algún deporte, trabajo sola.  Me gusta estar sola, caminar por las calles, me gusta mucho el silencio, me da mucha paz.  De vez en cuando, cuando el lugar no es tan seguro voy acompañada.  Cuando voy a los Alpes normalmente voy en grupo, con amigos voladores, pero al momento de trabajar prefiero ir sola.

¿Cuál es tu proceso de creación cuando decides que un paisaje vale la pena ser retratado? 

El primer paso para mí es la parte de creación. Reviso qué cámara y lentes tengo en mis manos en el momento y pienso en qué podría hacer y lograr con ellos. Personalmente utilizo únicamente los equipos Nikon. Después decido si el paisaje vale la pena ser retratado. Si siento la sensación de enamoramiento, si siento que nunca más en mi vida voy a ver un paisaje así, si todo es perfecto y que tiene buena composición y si me da una sensación de satisfacción inolvidable. Son momentos en el tiempo que nunca más podríamos vivir porque no podemos controlar a la madre naturaleza.

¿Qué es lo que debe tener una buena foto para ti? 

Una buena foto tendría que contar una buena historia, llamar la atención, tener algo nuevo y único. Aparte de una buena composición, debe de tener dirección. O sea, cuando veo la foto tendría que ser como un mapa, que mis ojos empiecen en un lugar y terminen en otro, que el autor me lleve hasta otra parte de la fotografía sin decirme en voz alta donde quiere que vea.

¿Cuál es tu foto favorita?

Mi foto favorita es una foto de mi futuro, siempre va cambiando, es evolutiva.  Hay varias mías que me gustan mucho y me siguen gustando. Tengo una de un amigo volando en frente de Aguille du midi por Monte Blanco en Francia. Todo lo pienso en términos de evolución, todo va cambiando, considero que con la tecnología de Nikon mis imágenes tienen cada vez mejor calidad y quizás de pronto tenga otra fotografía favorita u otros gustos.

¿Qué equipo fotográfico usas? 

Yo orgullosamente uso la mejor marca para mí como fotógrafa, solamente uso equipo Nikon. Tengo cuatro cámaras profesionales y pronto tendré una nueva integrante de la familia. Uso lentes profesionales Nikon, el que más me gusta es un 24-70mm F/2.8.  Cada cámara y lente tiene su propósito y cualidades que necesito como fotógrafa profesional, cambian dependiendo de mis diferentes trabajos.

¿A qué fotógrafos admiras?

Admiro a fotógrafos como Ansel Adams, Henri Cartier-Bresson, Diane Arbus por mencionar algunos.  Ellos tienen algo en común: cada uno tiene su propio estilo.  Lo han hecho muy marcado y en la historia han sido los primeros en realizar algo muy distinto. Admiro a los fotógrafos creativos, los fotógrafos que trabajan sin miedo, que prueban cosas nuevas, que cuentan historias y más que nada, que tienen algo que dice que es suyo.  Me gustaría que la gente mire una foto y sin tener mi nombre escrito abajo, digan, “¡Esta foto es un Holmes!”

¿Cuál es el paisaje más bello que has visto en tu vida?

El paisaje más bello que he visto en mi vida… ¡qué difícil! Soy el tipo de persona que siempre busca la belleza en todo y decir que uno es mejor que otro, me parece imposible.  Algunos paisajes que me quedan grabados en la mente son el caribe de México, el Pico de Orizaba y el Nevado de Toluca con un poco de nieve. Creo que no hay otros paisajes así de espectaculares en otras partes del mundo. Otros son Monte-Blanco en Francia, las montañas en Suiza y toda la cadena de los Alpes, Eslovenia, Austria e Italia. La Patagonia de Argentina como Mount Fitzroy y los Andes entre Chile, Argentina y Perú. Me agradan mucho los Canadian Rocky Mountains, los desiertos en el norte de Argentina o Antofagasta en Chile.  Todos estos paisajes han hecho que me enamore de ellos y los sigo recordando profundamente con cariño. No puedo esperar el momento de regresar a ellos con el amor de mi vida; mi cámara Nikon para poder captar mi siguiente foto y mostrar al mundo mi voz a través de las imágenes.