Foto: Jonathan Chang para Unsplash
- Publicidad -

Más allá de un cuento de hadas y una historia de amor, la boda real se convirtió en una mina de oro para la economía británica.

La unión de Meghan Markle y el Príncipe Harry fue uno de los eventos más vistos en el año, con 29 millones de televidentes solo en Estados Unidos. Meses después, con cada aparición pública, la pareja sigue dando de qué hablar y el interés por revivir su historia de amor no ha hecho más que aumentar.

Getty Images

La Agencia Británica de Estadísticas Nacionales estimó, antes del evento, recaudar 680 millones de dólares en visitantes, souvenirs y reservas de hotel. Pero, meses después de uno de los eventos más esperados del año, la ceremonia de Meghan Markle y el Príncipe Harry sigue teniendo resultados positivos en ciertos lugares del país.

Foto: King S Church International
- Publicidad -

De acuerdo con Harper’s Bazaar, el pueblo de Windsor, donde se llevó a cabo la boda, se ha convertido en uno de los puntos turísticos favoritos durante el verano. A partir de mayo –después de la ceremonia- las reservaciones en el Castillo de Windsor aumentaron 92%, y este mismo crecimiento se ha visto reflejado en los restaurantes y las atracciones principales de la región.

De acuerdo con la información analizada de Isango!, un buscador global de tours, después de Windsor, la atracción más popular es Hop on Hop off, un tour en camión. De ahí se siguen la Torre de Londres, que exhibe las joyas de la familia real, y un crucero que recorre el Río Támesis.

Foto: Roman Koester para Unsplash

En total, los datos apuntan a un crecimiento del 56% en las ventas de tickets en todo el país.

Patricia Yates, de VisitBritain, comenta para Travel + Leisure que nada de esto le sorprende, pues la historia de amor es también una llena de aspiración. “Esperamos que este evento conlleve a un crecimiento de turistas visitando en los próximos meses, para después visitar los principales sitios de interés alrededor de Reino Unido”.