Shutterstock

Cuando viajas con niños, o tienes hijos pequeños, las vacaciones no siempre resultan ser renovadoras ni apacibles. Tomar en cuenta algunas cuestiones logísticas a la hora de tomar un avión, impedirá terminar el trayecto más cansado que cuando te fuiste.

Preparación

Logré llegar a los asientos asignados, casi como si fuera la meta de un maratón. Con 15 bultos entre mis hijos, marido y peluches de dormir, pasamos los filtros de seguridad. Cuatro maletas de mano: unas arriba, otras abajo. Por fin, el más pequeño ya está sentado… y obvio, vamos todos en asientos separados.

Al comprar los boletos asegúrate que tus asientos queden junto a tus hijos. Nunca selecciones puertas de emergencia, está prohibido que menores viajen en estos espacios.

- Publicidad -

Antes de abordar, trata de que caminen lo más posible en el aeropuerto. Pregunta siempre por las políticas de pre-abordaje anticipado y utiliza esta ventaja. Casi todas las líneas mexicanas la aplican, sin embargo si viajas al extranjero ten en cuenta que no todas usan esta cortesía.

Lee: 9 viajes que tienes que hacer antes de tener hijos

Alimentos

Hasta los cuatro años los niños pueden pasar líquidos y comida en sus pañaleras o mochilas (aún por el filtro de seguridad). Lleva snacks saludables y divertidos: galletas de animalitos, fruta picada, nueces. Guárdalos para el momento del vuelo.

También puedes llevar dulces que sean sus favoritos, solo limitando la cantidad que les des de azúcar. Mi hijo de 18 meses, se pasó un vuelo en el pasillo caminando de ida y vuelta porque para que no llorara, le di demasiado chocolate. Sí, sucede.

Durante el trayecto

Durante un viaje de Los Ángeles-Ciudad de México con duración de 4 horas a mi hija de 2 años le dio diarrea. Mis 7 pañales se terminaron en 45 minutos. ¡Me entró pánico! Aprendí que ante una situación de este tipo, no acudas a los sobrecargos, ¡esta es una emergencia! Si se te terminan los pañales, no dudes en pedir apoyo a otras mamás que viajen contigo, todas pasamos por eso alguna vez.

Piensa en todas las posibilidades. Por ejemplo, si el avión se demora, lleva comida y agua para más tiempo que la duración del vuelo. Esto es doble de importante si viajas por líneas de bajo costo. Ten a la mano tus medicamentos cotidianos (para fiebre, diarrea, etc.) Y por supuesto, cuadernos para colorear, juguetes preferidos, ipads con sus videos favoritos.

Tomar líquidos en los momentos previos de aterrizaje, evitará que les duela el oído. Al llegar al destino, no tengan prisa. Permitan que los demás pasajeros bajen y ustedes esperen al final. Podrán revisar que no se quede nada tirado debajo del asiento con calma (que no se pierda el peluche favorito al principio del viaje). Además, las carriolas se entregan en la puerta del avión y tardarán un poco en sacarlas.

por Aletia Salas