The Kensington Royal

Quién no ama una buenas botas Wellington (también se les dice Wellies de “cariño”). Son típicamente inglesas, y un hay juego basado en ellas que también es popular en los países de Oceanía, es el Welly Wanging, que es tan sencillo como lanzar una Wellie lo más lejos posible. Como hoy comprobaron el príncipe Harry y Meghan Markle.

Y es que a eso le dedicaron un buen rato luego de llegar de visita a una zona donde también donaron 20 hectáreas de terreno y sembraron árboles, en Auckland, Nueva Zelanda. Todo esto como parte del Queen’s Commonwealth Canopy, la iniciativa real de conservación de bosques en los 53 países de la Commonwealth.

Tras aprenderse la sencilla dinámica del juego, los duques de Sussex participaron en equipos diferentes e hicieron algunos lanzamientos entre carcajadas. Harry empezó y marcó la pauta a Meghan, quien intentó superar con su bota a la que lanzó él pero no lo consiguió pues se fue de lado en vez de hacerlo de frente, mira el divertido momento:

- Publicidad -

Al final el príncipe Harry venció a su esposa, sin embargo festejó más el lanzamiento de ella que el propio.

Lee: Éstos son los destinos favoritos de Meghan y Harry para vacacionar

Luego cada uno plantó un árbol apoyados por los niños que participaron en la dinámica y fue sorprendente ver a Meghan cavando para plantar el suyo incluso con su embarazo de algunos meses. El árbol de Meghan da una flor llamada Kōwhai, que fue una de las 53 que fueron bordadas en el velo de su vestido de novia.

Como ves, día a día, momento tras momento, esta gira nos está dejando momentos inolvidables entre la pareja del momento, ahora esperamos el gran final, mañana cuando concluya este viaje.