- Publicidad -

El antiguo palacio del sobrino nieto de Napoleón Bonaparte, el príncipe Roland Bonaparte, abraza al Sena en un rincón tranquilo de la bella ciudad de París. La propiedad palaciega presenta una fachada de Luis XIV y un interior que nos remonta a Versalles. Está enclavado en el refinado distrito 6 residencial, a corta distancia de los famosos Campos Elíseos y una gran cantidad de museos. Hoy en día este antiguo palacio es hogar al lujoso Shangri-La Paris.

El principe Roland escogió al arquitecto Ernest Janty, quien había trabajado en la reconstrucción del Louvre y las Tullerías en 1854, para construir su mansión privada. La fachada de piedra tallada del hotel se inspira especialmente en Luis XIV. Parte de los apartamentos privados del Príncipe Bonaparte, es un verdadero tesoro, y el único apartamento de Bonaparte que figura como Monumento Histórico Francés.

- Publicidad -

Shangri-La Paris fue el primer hotel nuevo en Francia en ser galardonado con la Distinción de Palacio, la designación más alta posible. Según la organización oficial de clasificación de hoteles del gobierno francés, un palacio “debe tener cualidades excepcionales que incorporen los estándares franceses de excelencia y contribuyan a mejorar la imagen de Francia en todo el mundo”. Representar a Francia en el resto del mundo es una carga bastante grande, pero el Shangri-La Paris lo logra con estilo y una mezcla perfecta de sensibilidades asiáticas y europeas.

Lee: Descubriendo el Palacio Gritti en Venecia

Vistas que roban el aliento 

Increíbles vistas hacia la Torre Eiffel, junto con el significado histórico, son los aspectos singulares que hacen de Shangri-La París el hotel de lujo más extraordinario de la ciudad. Por extraño que parezca, el príncipe Bonaparte no favoreció las vistas espectaculares de la Torre Eiffel. De hecho, estaba tan consternado con la obra maestra de Gustav Eiffel que insistió en que su dormitorio privado se construyera frente a la calle en lugar del río.

Los salones históricos, con sus techos dorados e insignias imperiales, han sido registrados oficialmente como monumentos históricos y contienen algunas reliquias originales de la familia Bonaparte. Entre las opciones gastronómicas más destacadas se encuentran el Michelin L’Abeille y el primer restaurante chino con estrellas Michelin de Europa, el Shang Palace, que sirve el mejor pato de Pekín de París.

Lee: Así es Frogmore Cottage, la nueva casa de Meghan y Harry en Windsor

La meticulosa restauración de la propiedad realizada por el Shangri-La pulió, desempolvó y restauró a las habitaciones de Bonaparte a su gloria anterior. Los mosaicos de pan de oro, los relieves de bronce de Napoleón y los murales elaborados de paredes y techos hacen que este lugar se sienta como cualquier otro museo en la ciudad, excepto por el hecho de que aquí podemos hospedarnos. La Suite Roland está catalogada como un sitio de Patrimonio Francés.

Por Alexis Beard