Jorge Luis Ojeda-Unsplash
- Publicidad -

La ruta de Santiago de Compostela, en España, es un peregrinaje que implica fortaleza física y mental. Recorrer a pie el camino es una aventura en sí misma y un viaje que vale la pena hacer, al menos, una vez en la vida. Aquí te damos 5 consejos para recorrer el Camino de Santiago de Compostela.

La caminata de Santiago de Compostela consta de más de 700 kilómetros. Algunos de los puntos de interés que podrás visitar son el Monasterio de San Millán de Suso y Yuso, la Catedral de Burgos y el Palacio Episcopal de Astorga. Además, a lo largo de la ruta existen albergues para los peregrinos en donde el alojamiento por noche puede ir de los 6 a 10 euros por día.

Lee más: El gato viajero que está causando sensación en Instagram

- Publicidad -

Por lo general, se considera que para recorrer el Camino de Santiago de Compostela tendrás que haber caminado, al menos, 100 kilómetros o, bien, 200 km en bicicleta. Cada año, 25 mil personas recorren el camino de Santiago y los últimos 100 kilómetros son los más concurridos por grupos de turistas y peregrinos. Actualmente, existen varias rutas que puedes hacer y todas terminan en Santiago de Compostela. Checa la etapa del Camino de Santiago Francés; el Camino de Santiago del Norte, la de más kilometraje; o la de Camino de Santiago de Primitivo, que comienza en Asturias.

Al año, más de 25 mil peregrinos recorren la ruta de Santiago de Compostela. Foto: Shutterstock
Al año, más de 25 mil peregrinos recorren la ruta de Santiago de Compostela. Foto: Shutterstock

Si planeas hacer este maravilloso recorrido, te damos estos 5 consejos para que tu ruta de Santiago de Compostela sea una experiencia de viaje hermosa.

5 consejos para recorrer el Camino de Santiago de Compostela

  1. Considera el peso de tu mochila. Empaca absolutamente lo esencial para recorrer el Camino de Santiago. Recuerda que cada kilo que añadas deberás cargarlo durante todo el camino. Tu mochila deberá pesar el 10 por ciento de tu peso corporal o, bien, máximo 10 kilos. Considera también el peso del agua. A lo largo de la ruta hay muchísimos lugares donde puedes encontrar cualquier cosa que necesites, por lo que considera estrictamente lo elemental.
  2. Planea con anticipación. Actualmente, hay muchísimas guías y sitios que te ayudan a planear tu viaje. Por lo general, encontrarás albergues con literas, baños compartidos y comedores para peregrinos a lo largo de la ruta de Santiago. Sin embargo, si quieres optar por lugares de descanso más cómodos, reserva con anticipación y planea una estrategia de caminata con base a los lugares donde planeas quedarte. Toma en cuenta que la ruta es muy popular y que las paradas y albergues establecidos son muy concurridos. Te recomendamos caminar un poco más o parar algunos kilómetros antes para hospedarte en pueblos menos concurridos. Algunos pueblos alternativos son Cacabelos, Tardajos, Castrojeriz, Sahagun y Astorga.
  3. No tienes que sufrir. Hacer el peregrinaje de Santiago de Compostela no tiene que implicar extenuación física. Si no deseas cargar tu mochila -considera que debes caminar 20 kilómetros al día-, hay servicios (como CaminoFácil) que transportan tu mochila de un punto a otro. De esta manera, tú podrás enfocarte en disfrutar la caminata y podrás hacer paradas más cómodas en los pueblos.
  4. Considera el calendario. Los meses de abril, mayo, junio, septiembre y octubre son los más recomendables para hacer la ruta de Santiago, pues encontrarás el mejor clima. El Camino Francés es muy concurrido durante el verano y hacer el recorrido en invierno implica que algunos servicios estarán cerrados y tendrás que cargar con ropa más pesada.
  5. No tengas prisa. Al principio te parecerá fácil recorrer más de 20 kilómetros al día, pero conforme pasan los días deberás reservar tus fuerzas para poder completar el peregrinaje. Toma en cuenta que debes desayunar muy bien, llevar agua suficiente y snacks nutritivos para reponer el gasto calórico.

Otras consideraciones para hacer el camino de Santiago de Compostela

Lleva únicamente dos cambios de ropa para la caminata, uno para calor y otro para frío, y uno más para salir en la noche. De esta manera tendrás más libertad y podrás enfocarte en lo que realmente importa: disfrutar el camino. Por otro lado, si quieres hacer la caminata en compañía de alguien considera muy bien tu elección. Tendrás días difíciles y el cansancio puede generar fricciones; no obstante, viajar es la mejor manera de conectar con las personas y conocerlas a un nivel mucho más profundo. Planea hacer la ruta con algún familiar o amigo cercano y tendrán una experiencia que atesorarán durante toda la vida.

Las fotografías ganadoras de Underwater Photographer of the Year 2019