El cráter fue provocado por los soviéticos en 1971. Foto. Cortesía
- Publicidad -

Te mostramos una galería de los lugares más escalofriantes de la Tierra. ¿Te atreverías a visitarlos? Desde una isla repleta de serpientes hasta una pueblo habitado por muñecos de tamaño real, estos lugares se han convertido en destinos peculiares debido a que han sido abandonados o, bien, por causa de fenómenos naturales.

Lee más: Las fotografías ganadoras de Underwater Photographer of the Year 2019

Los lugares más escalofriantes de la Tierra

Los ataúdes colgantes de Sagada, Filipinas

Si visitan Filipinas y quieres visitar un cementerio fuera de lo común, dirígete a Sagada. Las personas de esta región, en lugar de enterrar los ataúdes, los cuelgan de acantilados. Se trata de una tradición muy antigua en la cual se acostumbra a que las personas elaboren su propio ataúd y, al morir, éste sea colgado junto a los ataúdes de sus ancestros.

Cementerio en Sagada, en Filipinas. Fuente: Cortesía
Cementerio en Sagada, en Filipinas. Fuente: Cortesía

Las catacumbas en Palermo

- Publicidad -

Alrededor del mundo existen muchas catacumbas pero ninguna se compara con la que se encuentra en Palermo, Italia. En esta provincia de Sicilia, se encuentran las Catacumbas de los monjes Capuchinos, que datan del siglo XVI, cuando el cementerio de los monjes se vio completamente saturado. En esta catacumba ocurre un proceso de momificación peculiar por lo que muchos residentes de Palermo desearon que su cuerpo descansara aquí ataviado, por supuesto, con sus mejores ropas. Las catacumbas de Palermo albergan más de 8,000 momias.

Las catacumbas de Palermo albergan a cerca de 8,000 momias. Fuente: Cortesía

El bosque de los suicidas, Aokigahara 

Ubicado en las faldas del Monte Fuji, este bosque tiene una historia tormentosa y se le conoce como El Bosque de los Suicidas. Aokigahara es el segundo lugar más popular en el mundo para suicidarse (después del puente Golden Gate, en San Francisco). En la mitología japonesa, este bosque está asociado con los demonios. La densidad del bosque es un factor por lo cual las personas que entran a este lugar se pueden perder fácilmente, por lo que muchos marcan su trayecto con listones. Además, hay cadáveres, letras de suicidio y ropa regada por el bosque.

El bosque de los suicidas es el segundo lugar más popular en el mundo para cometer suicidio. Foto: Cortesía

La colina de las cruces en Lituania

Desde el siglo XIV, los habitantes de Lituania han colocado cruces en esta colina por diversas razones: para pedir por la independencia de su país o, bien, para recordar a los rebeldes y patriotas. Actualmente, más de 100,00 cruces habitan en esta pequeña colina.

En el siglo XIV, los habitantes de Lituania comenzaron a colocar cruces en esta colina. Foto: Cortesía

La puerta del infierno en Turkmenistán

Se trata de un cráter ubicado en el desierto de Karakum, en Turkmenistán, el cual está siempre en ebullición. En 1971, los Unión Soviética estaba en busca de petróleo y, accidentalmente, se encontraron con una reserva de metano causando el colapso de la plataforma y formando, así, el cráter. Los científicos luego decidieron prenderle fuego al metano con la esperanza de agotarlo; sin embargo, el cráter ha estado encendido desde hace 40 años.

El cráter fue provocado por los soviéticos en 1971. Foto. Cortesía

El pueblo de Nagoro, en Japón

Esta pequeño pueblo tiene una población desproporcionada de muñecos de tamaño real: por cada residente hay 100 piezas inanimadas. Tsukimi Ayano comenzó a hacer estos muñecos por cada persona que moría o se mudaba del pueblo, colocándolos por toda la localidad y dándole a Nagoro un aspecto escalofriante.

En Nagoro, por cada habitante hay 100 muñecos de tamaño real. Foto: Cortesía

El hospital Beelitz-Heilstätten, en Alemania

Entre 1898 y 1930 el hospital Beelitz-Heilstätten albergaba a pacientes de tuberculosis y fue un centro para pacientes heridos en la Primera y Segunda Guerra Mundial. Actualmente, la mayoría del complejo está abandonado, siendo la ala de cirugía y la psiquiátrica las más inquietantes.

Este hospital en Alemania ha estado abandonado durante muchos años. Foto: cortesía

La Isla de las Serpientes, en Brasil

A casi 150 kilómetros de Sau Paulo está la Iiha de Queimada Grande, conocida como la Isla de las Serpientes y uno de los lugares más peligrosos del mundo. Aquí hay una sobrepoblación de víboras con un promedio de 5 ejemplares por metro cuadrado. Hace más de 11 mil años, esta isla quedó aislada debido a la elevación del nivel del mar dejando a las víboras para que evolucionaran en un territorio sin depredadores. Estas víboras cazan en las copas de los árboles y su veneno es cinco veces más potente que el de otras especies y, además, es capaz de derretir l a carne humana. Debido a su potencia y alta peligrosidad, el gobierno brasileño ha prohibido que las personas se acerquen a este lugar.

Las serpientes de esta isla son cinco veces más venenosas. Foto: Cortesía

La Iglesia de los Huesos en la República Checa

Esta iglesia se llama el Osuario Sedlec es una pequeña capilla que está debajo de la Iglesia de Todos los Santos. En el siglo XII, los monjes del monasterio Sedlec trajeron “tierra santa” de Jerusalem y la regaron en el cementerio. Eventualmente el cementerio se llenó y los huesos se tuvieron que colgar en la capilla para hacer lugar para los nuevos cadáveres. Un ebanista checo, Frantisek Rint, tuvo la tarea de tallar y arreglar más de 40 mil huesos en estructuras como candelabros y “adornos” colgantes.

La Iglesia de los Huesos tiene un candelabro hecho con huesos humanos. Foto: Cortesía

Aquí termina nuestro recuento de los lugares más escalofriantes de la Tierra.

Hospedarse una noche en las suites más caras de Las Vegas te costará entre 15 y 20 mil dólares