Courtesy of EFFEKT Architects
- Publicidad -

A sólo una hora al sur de Copenhague, en un bosque preservado llamado Gisselfeld Klosters Skove, un camino se eleva entre los árboles para conectar con una torre de observación de 148 pies de altura que se abrió el sábado para brindar a los exploradores una vista panorámica.

Courtesy of EFFEKT Architects

La experiencia nos lleva por un camino en forma de espiral que atraviesa el bosque. Se divide en una ruta alta y otra baja, con la ruta alta podrás observar la sección más antigua del bosque, mientras que la ruta baja y la torre están ubicadas en las áreas más jóvenes.

Lee: 10 expresiones extranjeras que deberíamos adoptar en el español

Courtesy of EFFEKT Architects
- Publicidad -

La torre de observación tiene un perfil curvo delgado en el medio, con una base y una corona agrandadas. Esto no solo crea una mejor estabilidad y un área más grande para la plataforma de observación en la parte superior de la torre, sino que también permite un mejor contacto con el dosel del bosque.

Courtesy of EFFEKT Architects

A lo largo de la caminata, los viajeros pueden contemplar el paisaje montañoso de Gisselfeld Klosters Skove mientras pasan por lagos, arroyos y humedales.

Huayna Picchu: La montaña que sólo suben los valientes

Courtesy of EFFEKT Architects

Los planes para estos caminos elevados fueron creados por el estudio de arquitectura EFFEK, comisionados por Camp Adventure, un parque de aventuras en la copa de un árbol ubicado en el bosque. Camp Adventure tiene una variedad de otras actividades, incluyendo otras rutas de escalada de árboles y tirolesas.

Courtesy of EFFEKT Architects