The Artic Hideaway está ubicado en la isla Fordypningsrommet, en Noruega. Foto: cortesía
The Artic Hideaway está ubicado en la isla Fordypningsrommet, en Noruega. Foto: cortesía
- Publicidad -

Si deseas alejarte del ajetreo de la ciudad para conectarte con la naturaleza y con tu media naranja, Noruega es uno de los mejores países para hacerlo. The Artic Hideaway es un hotel alejado de la civilización, ubicado en la isla Fordypningsrommet, en el Círculo Polar Ártico.

Lee más: Schwerin: la ciudad de los siete lagos

The Artic Hideaway está lo suficientemente alejado de cualquier ciudad para desconectarte por completo y no es un hotel convencional. Fundado por el músico noruego Havard Lund en 2014, esta propiedad consiste en diez habitaciones tipo cabina de lujo, dedicadas para artistas que desean hacer una residencia creativa. Actualmente el hotel está abierto al público y cada cabina tiene una función en específico: cinco habitaciones para acomodar hasta 15 huéspedes, dos cabinas que funcionan como cocina –techada y al aire libre–, una sala de baño y un sauna.

- Publicidad -

Para hacer una residencia artística en The Artic Hideaway tienes que aplicar para poder alojarte durante una semana en este idílico complejo. No obstante, para el público en general está la posibilidad de reservar la isla completa con un costo de 3,500 USD por semana. Uno de los beneficios que ofrece The Artic Hideaway es que está completamente aislado pero cuenta con todas las facilidades para tener un retiro creativo.

Para llegar a la isla Fordypningsrommet tienes que viajar a Oslo, después tomar un vuelo hacia el pueblo costero de Bodo y, finalmente, hacer un traslado de una hora en ferry.

Ya en la isla, te encontrarás en un lugar que no tiene caminos, ni carros, ni tiendas por lo que deberás traer tus provisiones. Aunque parezca intimidante, las vistas y paisajes que ofrece The Artic Hideaway hacer que la inversión y el largo viaje valgan completamente la pena. Las cabinas cuentan con ventanas panorámicas para apreciar la Aurora Boreal y, si visitas durante los meses de diciembre y enero, tendrás absoluta oscuridad para maravillarte con la belleza de este fenómeno natural.

Hoteles flotantes para escapadas relajantes