(Photo by Ron Sachs-Pool/Getty Images)
- Publicidad -

Toda la familia Obama está de vuelta en su rutina vacacional, esta vez en el sur de Francia. Desde que abandonaron la Casa Blanca, Barack, Michelle y sus dos hijas, Sasha y Malia, han estado disfrutando de sus viajes por todo el mundo, volando de un lugar a otro y viviendo su mejor vida.

La familia ha sido vista en yates privados en la Polinesia Francesa, pasando tiempo con Richard Branson en su isla privada y haciendo compras en Italia. Esta semana, el cuarteto fue visto en Aviñón, una ciudad ubicada en la región de Provenza.

Según The Daily Mail, las chicas invitaron a Barack a una cena con motivo del Día del Padre en el restaurante La Mirande, galardonado con una estrella Michelin. Según el sitio web del restaurante, es un “… escondite atemporal [que] ofrece una experiencia de ensueño, paseo y autenticidad, en una decoración de buen gusto, evocadora de ambientes del siglo XVIII y el estilo de vida relajado de las casas del pasado”.

- Publicidad -

Lee: La dieta que llevan los miembros de la Familia Real Británica

Casa de campo, pero de lujo

Según el periódico local Midi Libre, la familia se hospeda en una casa de campo de lujo del siglo XVIII de 65 hectáreas con un costo de $62.000 dólares por semana en la isla de Bathelasse. Más allá de cenar y permanecer juntos, la familia también se aventura por la ciudad. Antes de la cena, la familia visitó el Palais des Papes, el palacio gótico más grande del mundo.

provencepoiriers.com

Como señaló The Daily Mail, el palacio fue construido por los papas en el siglo XIII. En el interior, es probable que la familia haya visitado las más de 25 habitaciones que están abiertas para visitas públicas. Las salas, informó Daily Mail, incluyen la Sala de Audiencias y el Consistorio donde se realizaron las audiencias.

Lee: Ryan Reynolds confiesa cómo logra viajar con sus dos hijas pequeñas

Según el sitio web del palacio, los turistas también están invitados a explorar apartamentos privados donde vivía el papa, como la Cámara Papal y la Sala del ciervo, que está “decorada con frescos sobre un tema naturalista y secular”. No se sabe cuánto tiempo se espera que la familia permanezca en la ciudad, pero no puede ser demasiado larga. Después de todo, también tienen que hacer su visita anual de verano a Martha’s Vineyard.