- Publicidad -

Adentrarse en la Riviera Maya siempre es un agasajo, las tonalidades de verdes surten un efecto mágico que casi en automático te hacen sentir libre de estrés. El sentimiento culmina cuando tus pies tocan la arena blanca que desborda en el azul aqua de Punta Maroma, en la costa del Mar Caribe.

Ahí encontrarás una de las joyas de la península de Yucatán; las villas de Chablé Maroma, que forman parte de The Leading Hotels of the World. Su ya galardonado hermano Chablé Yucatán nos ha preparado con grandes expectativas que sin duda, se ven totalmente superadas.

Bastará con poner un pie en una de sus 70 villas, para verte rodeado del verde intenso de la naturaleza que te hará sentir en medio de la jungla. Con una terraza y piscina privada en cada villa, podrás disfrutar de tranquilidad absoluta, envuelta por los sonidos naturales del día a día.

- Publicidad -

Eye Opener

Por las mañana, recibirás una de las amenidades más acogedoras del recinto, un Eye Opener, que llegará a la mesa de tu terraza en una canasta echa de palma, al abrirla, una perfecta concha de matcha con una taza de café estarán frente a ti, para disfrutar así la brisa del amanecer.

Lee: ¡Ya sabemos qué hacer con el sargazo! Conoce las primeras soluciones

Las buenas sorpresas continúan cuando descubres el amplio baño con dos duchas, una interna y otra externa, la segunda nos tienes fascinados, al hacer de ese contacto con la naturaleza una experiencia de inmersión envolvente. Lo que más llama nuestra atención son los materiales regionales que se usan en cada detalle de las villas, desde piedra de Xucun, mármol e incluso cantera de Galarza.

Diseño Mexicano 

Poco después descubrimos que las piezas de estilo contemporáneo, que acentúan la decoración, fueron hechas por artesanos mexicanos y tejidos de palma de Ayotzinapa. Eso sí, todo el diseño de interiores ha sido orquestado por la mexicana Paulina Morán. La propuesta arquitectónica fue de Javier Fernandez, quién siempre tuvo como base, usar los materiales de la región. Ambas propuesta creativas conviven en un entorno lleno de tranquilidad que sólo nos llevan a la relajación total.

El amor entra por el estómago 

Si hay algo mejor que respirar la paz del entorno tropical del caribe mexicano podría catalogarse como todo aquello que no sólo llena el alma pero el estómago, es así como Chablé Maroma continua sorprendiendo a sus huéspedes con las creaciones culinarias del afamado chef Jorge Vallejo. Dentro de sus tres restaurantes, podrás disfrutar de frescos platillos, todos hechos con productos locales y orgánicos. Cabe mencionar que podrías tener la suerte de probar la popular cochinita pibil cocinada en un horno tradicional que se encuentra bajo tierra cerca de la playa.

Lee: Los 5 restaurantes más viejos del mundo

Un menú espiritual 

La cereza en el pastel será puesta después de una obligada visita al Spa, donde el misticismo maya y sus masajes inspirados en los espirales de las olas del mar, prometen una restauración del cuerpo y alma. Bastará con echar un vistazo a su menú espiritual para descubrirlo.

Y claro, una sola visita a Chablé Maroma te dejará claro que a veces uno debe irse para poder volver, alejarse para saber regresar. Al fin y al cabo disfrutar de lo vivido en un recinto especial con el que uno siempre anhela reconectar.