UNSPLASH
- Publicidad -

No podrás negar que has sentido esa ola de calor que por unos minutos puede absorber una ciudad, y los factores de este fenómeno son más interesantes de lo que crees. Aquí te decimos que hace que esto sucede y algunas soluciones rápidas para evitar morir de calor en las ciudades que visites este verano.

Microclima urbano 

En el campo, la vegetación utiliza la luz solar y el agua del suelo para la fotosíntesis y luego restituye a la atmósfera el agua absorbida. Durante la noche, esta “evapotranspiración” cesa.

Pero en la ciudad, las superficies son muy impermeables y almacenan la energía solar. Durante la noche, los edificios y las calles de cemento dejan ir el calor acumulado.

- Publicidad -

El resultado es que suele hacer más calor en una ciudad que en sus suburbios, un fenómeno que se acentúa durante las canículas y durante la noche.

Lee: Las cinco ciudades que debes visitar si eres fanático del arte urbano

Este microclima urbano “agrava los efectos (de la canícula), sobre todo durante la noche, periodo crítico en que normalmente el cuerpo humano se recupera”, subraya Aude Lemonsu, científica del centro de investigación de Meteo France. Estos islotes de calor urbano pueden acabar ampliando las consecuencias del cambio climático, que a su vez provoca la multiplicación de olas de calor, según los científicos.

Factores que favorecen las “burbujas de calor”

Superficies artificiales minerales, vegetación y agua insuficientes, materiales de construcción inadecuados, en fin, la lista podría seguir.

Sin olvidar el círculo vicioso del aire acondicionado: “Cuanto más refrigeramos los edificios, más calentamos el aire exterior”, según Lemonsu, que aboga por un “uso razonable”.

La orientación de los edificios e incluso la forma de las ciudades también son determinantes, según un estudio publicado en marzo de 2018 en la revista Physical Review Letters: cuanto más “organizadas” -como típicamente una ciudad estadounidense con calles en cuadrícula o europeas como Barcelona- más absorben el calor.

Lee: Street Art Cities, la app que tienes que tener si eres fanático del arte urbano

Soluciones

Si bien no hay soluciones a corto plazo para un problema de semejante envergadura, se pueden tomar algunas acciones rápidamente, como la vegetalización.

Gracias a la sombra y a la evapotranspiración, grandes parques, cinturones verdes o pequeñas zonas con árboles permiten refrescar el aire localmente. “También podemos recurrir a los muros y los tejados vegetales que reducen el calor emitido por los edificios”, según Amandine Crambes, ingeniera urbanista de la agencia medioambiental ADEME.

Información de AFP