- Publicidad -

Una escapada a San Miguel de Allende debería estar en el bucket list de todo viajero, no importa cuantas veces vayas siempre encontrarás algo nuevo y delicioso por probar. Así fue nuestra última visita a esta ciudad colonial que recientemente ganó el premio a la mejor ciudad de México y la segunda a nivel mundial, votada por los lectores de Travel and Leisure.

Esta ocasión hicimos un descubrimiento que nos dejó totalmente satisfechos y que no podíamos evitar compartir, cuando se trata de comida uno no puede guardarse esos secretos.

- Publicidad -

Muy cerca del centro (a 10 minutos caminado máximo) llegamos al nuevo hotel de la ciudad: Live Aqua San Miguel de Allende, su cuidada arquitectura fue recientemente premiada ganando el Prix de Versailles 2019 en su categoría. No podrás evitar observar su terraza a la entrada del hotel y posteriormente escuchar música en vivo, ver meseros que van y vienen, cuando de repente ya estás envuelto en su cálido entorno.

Lee: La pieza más valiosa en una famosa tienda de antigüedades en San Miguel de Allende

El chef Eduardo Palazuelos se ha encargado de crear una experiencia gastronómica única para sus invitados, con más de 10 estaciones de diferentes sabores que se vuelven irresistibles al paladar y muy atractivas a la vista. Habrá comida para todos los gustos y antojos, comenzando por lo salado y terminando por lo dulce, aunque en este punto uno puede comenzar y terminar con lo que más llame su atención. No hay reglas ni pasos a seguir, uno simplemente toma un plato y recorre las estaciones para pedir lo que más le apetezca.

Las brazas están listas para recibir los frescos cortes de carne, mariscos y verduras con queso que complementarán tu plato. Si continuas el recorrido encontrarás una deliciosa barbacoa recién salida del horno, carnitas, tacos al pastor, quesadillas, ceviches, todo tipo de frutas y cereales. Para los pacientes llegará una deslumbrante paella recién echa que el mismo chef trae al centro para que todos los comensales disfruten, uno de los highlights de la tarde.

Lee: El hotel mexicano que se lleva el Prix Versailles 2019

Para los más tradicionales habrá tocino, huevos preparados al gusto, entre muchas otras opciones. Su pan francés preparado al momento será un gran acierto.

Las barras de postres esperan, llenas color y texturas que hacen difícil nuestra elección. Un carrito de nieve artesanal también está disponible, pasteles, donas, cheesecake, hojaldres y más. La mejor manera de terminar una relajada tarde en un ambiente acogedor que sin duda querrás volver a repetir.