COURTESY OF MOHONK MOUNTAIN HOUSE
- Publicidad -

Es fácil moverse por la ciudad de Nueva York, pero es casi imposible escapar de ella. Pero si te dijéramos que hay un retiro que se siente como un castillo europeo a tan solo 160 kilómetros de la ciudad, ¿nos creerías?

Mohonk Mountain House es un hermoso complejo en el valle de Hudson que tiene una historia cautivadora y un mucho encanto. Originalmente era una posada de 10 habitaciones inaugurada por Albert Smiley en 1869, el resort ha crecido con el paso de los años, pero la familia Smiley continuó operándolo.

Ubicado en el lago Mohonk, los huéspedes pueden disfrutar de vistas panorámicas de Catskills, caminar por numerosos senderos o rejuvenecer en un spa de clase mundial. Este año marca el 150 aniversario de Mohonk Mountain House, y hay muchas maneras de celebrar. Una forma de celebrar con ellos es al descargar la aplicación de realidad aumentada de Historias Ocultas en tu teléfono, esta hace que las obras de arte en el hotel cobren vida.

- Publicidad -

Mohonk es realmente un tesoro, y una vez allí, encontrarás familias que van todos los años para celebrar fiestas, bodas o simplemente para pasar tiempo juntos. Si planeas hacer una visita te decimos algunas de las cosas que debes hacer en este histórico lugar.

Lee: El mejor hotel de Europa está en Florencia, aseguran nuestros lectores

COURTESY OF MOHONK MOUNTAIN HOUSE

Caminata al salir el sol

Levántate temprano para hacer una caminata hasta la torre Sky Top. El sendero te llevará colina arriba, pasando por los miradores y las áreas de observación del acantilado hasta llegar a la torre, que también puedes subir. Mirando desde la cima en un día claro, podrás ver fácilmente varios estados a lo lejos mientras respiras el aire fresco de la montaña.

COURTESY OF MOHONK MOUNTAIN HOUSE

Visita obligada al Spa

Un buen spa siempre tiene un tratamiento exclusivo que incorpora un elemento local, y el de Mohonk no es diferente. El Tratamiento Mineral Corporal Shawangunk Grit es una experiencia de 80 minutos que comienza con un baño en la tina seguido de una exfoliación con “Shawangunk Grit”, cuarzo fino extraído de los propios acantilados del resort, y luego un relajante masaje. El spa también cuenta con una sala de vapor de eucalipto, piscina cubierta climatizada, terrazas, solarium y gimnasio.

COURTESY OF MOHONK MOUNTAIN HOUSE

Siente la brisa del lago

Las tranquilas aguas del lago Mohonk son el lugar perfecto para pasar la tarde en un bote, remar o hacer kayak, todo esto es gratuito para los huéspedes. Sugerencia: tomar un bote hacia el centro del lago es una de las mejores maneras de obtener una imagen completa (o una selfie de envidia) del castillo.

COURTESY OF MOHONK MOUNTAIN HOUSE

Disfruta la chimenea de tu habitación 

Muchas de las habitaciones de Mohonk tienen chimeneas de leña en total funcionamiento. Si te siente lo suficientemente cómodo como para encender tu propio fuego, todo lo que necesitas está listo en la habitación. O si tienes miedo de quemar todo el lugar (como yo), solo llama a la recepción y enviarán a alguien para que lo haga por ti.