- Publicidad -

Es interesante pensar cómo nuestras costumbres y hábitos de vida, influyen en la forma que decidimos viajar. Sin duda no dejamos de evolucionar y constantemente estamos en la búsqueda de destinos y aventuras que se adapten a nuevas necesidades y deseos.

Así fue como Visit The USA anticipó algunas tendencias que reflejan las expectativas y motivaciones de los viajeros para el 2020. Te compartimos algunas que seguro ya están en tu lista y que probablemente verás con más auge el año entrante.

Undertourism 

La realidad es que los viajeros optan cada vez más por destinos menos visitados, lo que mejora la experiencia tanto de los residentes como de los visitantes. Y combate al mismo tiempo el overturism que padecen muchas ciudades populares del mundo.

- Publicidad -

Así que no será sorpresa que las ciudades menos esperadas logren tener cierto auge en el 2020.

Lee: 3 razones por las que deberías viajar a destinos menos concurridos 

Viajes más largos

El panorama laboral está cambiando rápidamente; los horarios de trabajo se hacen más flexibles, se extienden las políticas de vacaciones anuales flexibles y se incrementan los trabajadores autónomos y freelance.

Al diluirse las fronteras de trabajo y viajes, las vacaciones se alargan y los viajes de negocio incorporan elementos de wellness y actividades que mejoran la salud y bienestar durante estos desplazamientos.

Turismo histórico y ancestral

La búsqueda de las raíces históricas es un motivo de viaje que se consolida y, el próximo año, tendrá en Estados Unidos un hito muy relevante: la celebración de 400 aniversario del viaje del Mayflower, el barco que transportó a los primeros colonos anglosajones que se establecieron en Estados Unidos.

Según la organización oficial del ‘Mayflower 400’, más de 30 millones de personas podrán rastrear a sus ancestros en la genealogía de los 102 pasajeros y 30 tripulantes británicos y holandeses que navegaron en este buque, incluyendo a Richard Gere, Clint Eastwood y Marilyn Monroe. Además de atraer la atención de los viajeros aficionados a la historia, este aniversario animará a muchos a investigar los vínculos con Mayflower.

Lee: ¿Qué tan culpable con el medio ambiente deberías sentirte al viajar en avión?

Aventuras de autoconocimiento

Los viajes responsables, la búsqueda de paz interior y la flexibilidad laboral se combinan para crear una tendencia global hacia los viajes de autodescubrimiento, contando con el tiempo y el espacio para la reflexión al aire libre.

Ya sea una excursión de varios días por el sendero de los Apalaches, o excursiones de dos semanas en las estepas de Alaska o perdiéndose en Utah, los viajeros buscan experiencias transformadoras que incorporen también una dimensión socio-cultural constructiva, que inviten a la reflexión sobre su lugar en el mundo, conociendo la historia y las costumbres de las comunidades locales que habitan estos destinos.

Excursionismo millennial

Ya el año pasado, la firma de análisis de tendencias WSGN predijo que el senderismo reemplazaría al yoga como la tendencia más relevante en el fitness especialmente entre los millennials.

La popularidad del excursionismo aumenta entre las generaciones más jóvenes porque conecta con aspectos como el bienestar, la necesidad de desintoxicarse de la tecnología o de escapar del ritmo frenético de las ciudades.

Lee: ¿Quieres darle la vuelta al mundo? Esto es lo que te costará

Bares alcohol-free en Nueva York

Ser ‘sober curious’, abstemio orgulloso, está de moda: según un reciente informe de la consultora Streetbees, uno de cada dos millennials ha reducido su consumo de alcohol en el último año; y el mercado mundial de cerveza sin alcohol se duplicará hasta alcanzar los 25.000 millones de dólares en 2024, como apunta Global Market Insights.

Bares, eventos y espacios han leído esta tendencia, lo que ha incrementado las aperturas y la oferta, especialmente en la ciudad de Nueva York, como el Listen Bar, que comenzó como una cita mensual sin alcohol, o el Getaway en Greenpoint, Brooklyn, que se acaba de inaugurar; a los que se suman las raves o karaokes sin bebidas alcohólicas.

Nueva York, la ciudad de los 10.000 bares, es testigo del comienzo de esta curiosa revolución de abstemios orgullosos que se extenderá por todo el país.