Das Stue signifca “sala de estar” en danés y, para hacer honor a su nombre, justo antes de su apertura en diciembre de 2012, sus trabajadores –desde los recepcionistas al personal de oficina–, vivieron durante semanas, junto a sus familiares, en las habitaciones. Ellos fueron los primeros en evaluar su calidad cinco estrellas. A través de los pequeños detalles, consigue ofrecer sensación de hogar desde el primer encuentro.

Quizá sorprenda saber a quienes se alojan en este hotel de exquisita sobriedad noreuropea que en su interior se esconde puro sabor latino. Hereda su arquitectura de la antigua embajada danesa, que en el pasado ocupaba esta majestuosa construcción de los años 30 situada en el Berlín occidental, pero en su mesa reinan la tortilla española, el jamón y algunas de las recetas tradicionales de España. Su restaurante, llamado “5”, logró con sus recetas una estrella Michelin tan sólo un año después de su apertura. El chef Paco Pérez, es el responsable de su éxito inmediato y quien también se encarga de dar lustre a los desayunos de los huéspedes.

Este hotel boutique de lujo, ubicado junto al parque Tiergarten en un edificio señorial de la década de los 30, de estilo neoclásico, se encuentra a 13 minutos a pie del zoo de Berlín y a 2,7 ​​km de la Puerta de Brandeburgo.

- Publicidad -

Esa combinación frío/calor que hermana dos continentes ocurre por expreso deseo de los tres dueños del lugar: una mujer panameña y dos españoles que prefieren mantenerse en el anonimato. Juntos han dado vida a una de las experiencias hoteleras más gratificantes de la capital alemana. Podríamos decir que, más que un negocio, Das Stue es para ellos una casa de vacaciones que está siempre llena de invitados.

En definitiva, la”sala de estar” se ha convertido en el lugar más acogedor de Berlín, mezcla perfecta de lo anglosajón y lo latino, que hace de cada espacio un sitio del que no quisieras apartarte jamás.