WINDSOR, ENGLAND - JULY 13: Queen Elizabeth II, President of the United States, Donald Trump and First Lady, Melania Trump walk from the Quadrangle after inspecting an honour guard at Windsor Castle on July 13, 2018 in Windsor, England. Her Majesty welcomed the President and Mrs Trump at the dais in the Quadrangle of the Castle. A Guard of Honour, formed of the Coldstream Guards, gave a Royal Salute and the US National Anthem was played. The Queen and the President inspected the Guard of Honour before watching the military march past. The President and First Lady then joined Her Majesty for tea at the Castle. (Photo by Chris Jackson/Getty Images)
- Publicidad -

Entre cortesías sucedió una de las reuniones más esperadas y la gran protesta sucedió hoy mismo en el Parlamento, en Londres, donde el gran globo de seis metros, representando a un Trump emberrinchado, con manos pequeñas (hechas así a propósito para aludir esta característica física del presidente) y su teléfono, fue la imagen más contundente de lo que millones de personas piensan de él.

Las protestas se quedaron en las calles de Londres, donde empezaron desde el jueves. El costo del operativo de seguridad fue de 13 millones de dólares. Miles de oficiales fueron desplegados en una operación que fue la más grande desde 2011 tras el temor por los atentados de las Torres Gemelas en Estados Unidos. Se calcula que hasta 50 mil personas participarán en las manifestaciones durante los cuatro días de visita de Tump al país.

La gente en redes sociales manifestaba su molestia por la reunión entre el presidente de Estados Unidos e Isabel II. Los ingleses cuestionaban a la reina por recibir a Trump , otros también la compadecían por tener que soportarlo. Algunos estadounidenses ofrecían disculpas a su majestad por el presidente que tienen.

WINDSOR, ENGLAND  (Photo by Chris Jackson/Getty Images)
- Publicidad -

El carnaval de protestas con en el que recibirán a Trump en Londres 

Ya en el patio principal del castillo Isabel, vestida con sombrero y vestido azul y una pequeña bolsa negra, caminó por el patio principal de Windsor, a su lado iba un mayordomo con un gran paraguas. Ahí la Guardia Real la saludó y la Band of the Grenadier Guards tocó el himno nacional.

La reina, sonriente, estrechó la mano de Trump. Al lado de ella ya se encontraba un alto oficial. El presidente de Estados Unidos iba con Melania, quien vestía un traje de dos piezas color rosa palo de Dior. El guardia dio el saludo real y entonces se escuchó el himno nacional de Estados Unidos. Al terminar, Isabel y Trump pasaron lista a las tropas de la Guardia de Honor.

WINDSOR, ENGLAND (Photo by Chris Jackson/Getty Images)

Después siguió lo que, según varios medios, Trump más deseaba de su visita a Reino Unido, tomar el té con la reina, el cual fue ofrecido en uno de los salones de Windsor.

Esta reunión no estuvo catalogada como una visita de Estado, por eso no hubo procesión de carrozas ni una cena oficial de gala, quizá para no provocar más enojo entre los británicos que no estaban de acuerdo con la visita de Trump al país. Un gasto más o una ceremonia más y, quizá, hubiera sido demasiado.

Durante su reinado Isabel II se ha encontrado con 12 de los 13 presidentes de Estados Unidos que han gobernado durante su reinado de 65 años, con excepción de Lyndon B. Johnson, mandatario entre 1963 y 1969.

Por Sandra Meneses