Shutterstock
- Publicidad -

Oma’s Kuche, el restaurante alemán que está en el ojo del huracán ya que su propietario, Rudolf Markl, decidió prohibir la entrada a la hora de la cena, a todos los niños menores de 14 años, medida con la cual logrará un ambiente de paz para todos sus comensales.

En entrevista para DPA, Markl explicó que esta medida no es en contra de los niños, sino contra sus padres, ya que, según su experiencia, los niños pueden estar molestando a otros comensales, gritando o dañando el mobiliario y sus padres no hacen nada, simplemente sonríen y siguen comiendo. “No podemos continuar así”, afirmó.

Lee: Las vacaciones de lujo de los Beckham en Bali y su ayuda humanitaria

- Publicidad -

Según el propietario esta no es una medida hostil para los niños, sino amigable para los adultos, aunque la Oficina de Lucha contra la Discriminación en Alemania, no está de acuerdo, ya que esta medida podría considerarse discriminación por edad y provocar que los clientes molestos demanden al restaurante, por ello esta oficina cree que una mejor medida sería simplemente pedirle a los comensales con niños indisciplinados que se retiren del establecimiento cuando estén causando molestias, pero Markl es firme y seguirá con sus planes, pase lo que pase.