- Publicidad -

En la zona sur de Amsterdam se encuentra una de las opciones de hospedaje más peculiares de la ciudad: sus habitaciones son pequeñas, sus puertas son pesadas y al final de algunos de sus pasillos hay cuartos que alguna vez sirvieron como oficinas de vigilancia. Se trata de The Movement Hotel, un pop-up hotel que ocupa lo que alguna vez fuera la cárcel BijlmerBajes, que dejó de usarse debido a su mal estado y al bajo índice de crimen en Holanda.

Para convertir el lúgubre edificio en un espacio acogedor para huéspedes de todo el mundo, los empleados de Booking.com, compañía aliada de este proyecto, trabajaron arduamente durante cuatro días, limpiando cada rincón, pintando las paredes en alegres colores, y decorando las habitaciones con cojines y fotografías para hacer a cualquiera sentirse como en casa –aunque también existe un piso con cuartos mucho más austeros para quienes deseen tener una experiencia más parecida a la de dormir en una prisión–.

- Publicidad -

Además, transmitieron su expertise en temas como estrategia digital y manejo de ingresos al staff del hotel, integrado completamente por refugiados que han llegado a Holanda de otros países buscando a una mejor vida. Así, con esta experiencia laboral, están listos para trabajar en cualquier otro hotel de Amsterdam. Hoy, varios de ellos ya han logrado hacer esta transición exitosamente.

Reserva tu estadía en The Movement Hotel con Booking.com antes de que cierre sus puertas el 28 de septiembre.

Por Cristina Alonso