Roma - Trevi fountain, Italy; Shutterstock

La parada obligada e imprescindible al pisar Roma, será sin duda alguna, pararte de espaldas a la gloriosa Fontana di Trevi, pedir un deseo y aventar una moneda rogando que tu trayecto a este histórico lugar tenga un efecto mágico en todos tus anhelos. De hecho se dice que realizar este ritual garantiza que volverás a Roma algún día, o por lo menos a todos nos gusta creer esa teoría.

Pero más allá de ser un monumento realmente popular, y de los más visitados por los turistas, la Fontana di Trevi es una estructura realmente antigua y muy emblemática del siglo XVIII. Construida en el sitio de una antigua fuente de agua romana, está hecha del mismo material (piedra de travertino) que el Coliseo Romano.

A continuación te contamos algunos secretos y leyendas que seguramente no sabías de este icónico monumento europeo.

El arquitecto original murió antes de ver la obra terminada

- Publicidad -

Nicola Salvi, ​​el arquitecto original de la Fontana de Trevi, murió antes de que pudiera vivir para ver su plan fructificar. En 1730, cuando el papa Clemente XII ordenó una competencia para encontrar un arquitecto para la fuente, Salvi perdió ante su competidor Alessandro Galilei.

Sin embargo, los ciudadanos de Roma condenaron el hecho de que un florentino había ganado, y en última instancia, la comisión del proyecto fue a Salvi. La construcción comenzó en 1732 y Salvi murió en 1751. Tras su muerte, el escultor Pietro Bracci supervisó el progreso hasta su finalización en 1762.

Tourists visiting the Trevi Fountain; Rome, Italy; Shutterstock

El “As de Copas” fue construido por venganza

Durante la elaboración de este increíble monumento, un barbero de la zona se quejaba todo el tiempo del ruido que generaba su construcción, se dice que odiaba la idea de ver en el reflejo de sus espejos la escultura. Así que Salvi construyó un “as de copas” para que al terminar la Fontana, el babero jamás pudiera ver la obra completa.

Es uno de los acueductos más antiguos de Roma

La Fontana de Trevi se encuentra en la convergencia de tres rutas (tre vie, en italiano, de donde se deriva su nombre) y es el punto final de dos antiguos acueductos: Aqua Virgo y Acqua Vergine.

Se dice que los acueductos llevan el nombre de una hermosa virgen que llevó a los soldados sedientos a un manantial que una vez existió en el mismo lugar. El acueducto fue una fuente vital de agua para el bullicioso centro de Roma y sus numerosos baños públicos.

Las monedas que se tiran a la fuente van directo a fundaciones de caridad

La leyenda dice que una moneda lanzada con la mano derecha sobre el hombro izquierdo le garantizará un regreso seguro a Roma en el futuro, mientras que una segunda moneda hará que su regreso sea romántico. ¿Y un tercero? Una boda romana.

Dejando de lado los deseos, desde 2006, la organización católica romana Caritas ha conservado los aproximadamente 3.000 € al día que caen en la fuente y los ha utilizado para alimentos y programas sociales en todo el mundo.