William ha mostrado afinidad con George desde pequeño. Aquí ambos en 2015. (Photo by Ian Gavan/Getty Images)

El principito George ya está en la llamada escuela para “niños grandes” (es decir, la que sigue después de la guardería), pero aún es un pequeño de sólo cinco años que cursa el kínder y hace actividades seguras para su edad.

Y al parecer a William, su papá, ya le gustaría hacer más cosas a su lado, y una de ellas es la que él empezó a practicar desde joven junto con su hermano Harry: el descenso en cavernas.

En esa época su entrenador fue Martin Far, con quien William se reencontró ayer en el Palacio de Buckingham durante un homenaje que el príncipe rindió en conjunto con Mountain Rescue England and Wales (del que es patrocinador) a los exploradores y buzos que participaron en el rescate de 12 niños y su maestro en Tailandia.

- Publicidad -

El entrenador recordó momentos que pasó con William: “Lo llevé a las cuevas de Little Neath River en el sur de Gales en 1999 y 2000. El príncipe bromeó (al respecto) diciendo que lo había echado a perder de por vida. También entrené a Harry, era brillante. Ambos bajaron juntos. Fue hace mucho tiempo ¡y William lo recordó!”

Lee: Kate Middleton retomará su agenda y este será el primer destino que visite

Además, Far habló de lo que el príncipe comentó de su primogénito: “Dijo que cuando George crezca, él va a mostrarle las cuevas. Y estoy seguro de que tenemos muchos equipos que le quedarán”.

Martin Far dijo que William entiende la importancia de las actividades al aire libre porque ha escalado, también hizo búsqueda y rescate y otras actividades similares, por eso “entiende todo el espíritu” de estas. “Es un gran honor que el gobierno y la casa real hayan reconocido las grandes cosas que hizo un grupo de voluntarios británicos muy hábiles (para el rescate en Tailandia). William dijo que estaba muy orgulloso de que el equipo internacional que se formó fuera esencialmente británico”, concluyó el entrenador.

Con estos antecedentes en William, ahora hay que esperar a que el principito George crezca, le guste y comparta ese mismo espíritu y actividad al aire libre con su papá.