(Photo by John Stillwell - WPA Pool/ Getty Images)

En todas partes del mundo, cada cultura e incluso cada familia, tiene sus propias tradiciones de Navidad. La Familia Real más popular del planeta también tiene las suyas, así que te dejamos un poco de lo que ellos acostumbran hacer en estas fechas.

Como la gran mayoría de nosotros, celebran la Navidad el 24 de diciembre… pero en la tarde y ¡a la hora del té! 

La Familia Real no usa los palacios londinenses para estos festejos. En cambio, pasan las vacaciones decembrinas en una casa ubicada en Norfolk llamada Sandringham House. Cuando los hijos de la reina eran niños (en la época de los 60), pasaban las fiestas en el castillo de Windsord, pero desde 1988 cambiaron a Sandringham.

- Publicidad -

El staff de Palacio es el encargado de poner el árbol navideño, pero los miembros de la realeza contribuyen en su adorno. De hecho, ellos son quienes le dan los toques finales, a excepción de la Reina, quién no es muy afecta a esta actividad.

Lee: Él es el pony de la realeza, ¿lo conoces?

En la mañana del 25 de diciembre, Isabel II y el resto de la familia acuden a la iglesia de St Mary Magdalene, en Sandringham, costumbre que instauró la reina Victoria. 

(Photo by Chris Jackson/Getty Images)

Los regalos

La tarde del 24 de diciembre toda la familia se reúne en un salón donde hay varias mesas plegables sobre las cuales están los regalos. Cuando todos los miembros de la familia están reunidos, empieza el intercambio de presentes.

Como miles de familias en todo el mundo, Isabel II y su marido, el Duque de Edimburgo, envían una tarjeta navideña donde comparten sus mejores deseos. Las tarjetas (conocidas como the Royal Christmas Card) generalmente incluyen una foto familiar; son firmadas por la Reina y su esposo y se envían a sus familiares, amigos y sus empleados más allegados. 

Lee: Estas son las tradiciones más arraigadas de las bodas reales

Se calcula que se mandan cerca de 750 tarjetas, que por cierto, también llegan a los Primeros Ministros de los países miembros del Commonwealth, generales y altos comisionados. 

(Photo by Clarence House – WPA Pool /Getty Images)

Isabel II acostumbra a regalar en estas fechas uno budín a los empleados del Palacio de Buckingham, el Castillo de Windsor, El Palacio Postal y el de Policía. Pero, ¿por qué un budín pudiéndoles regalar cualquier otra cosa?

Su abuelo, el rey Jorge V y su padre, el rey Jorge VI fueron los que iniciaron esa tradición, que por lo visto, le gusta a la Reina. En total se preparan mil 500 budines para repartir, todos acompañados por una tarjeta. 

Otro de los regalos que da la Reina son árboles de Navidad, que dona a la Abadía de Westminster, la Catedral de San Pablo, la Catedral de San Giles y la iglesia de Canongate, en Edimburgo.