Shutterstock
- Publicidad -

Si tuvieras que hacer una lista de las cosas que tienes que ver antes de morir, este gigante que escupe agua de cristales, sería una de ellas.

Le llaman el Mundo de Cristal Swarovski (Swarovski Kristallwelten) y para llegar, un autobús turístico sale cada hora, de martes a domingo, desde el centro de la ciudad de Innsbruck en Austria, para viajar 30 minutos hasta este maravillo lugar.

El recinto, creado por André Heller, se localiza en el poblado de Wattens y fue concebido para celebrar los 100 años de la marca. Dicen que Heller lo vio en sus sueños y así lo plasmó.

- Publicidad -

En su interior hay nueve salas con figuras hechas de Swarovskis que están inspiradas en otras obras de arte. Una de las que más llama la atención es la de los relojes derretidos de Dalí. En el centro del recinto, está el “Centenar”, el cristal tallado más grande del mundo, es de 300 mil quilates.

Shutterstock

Diseño

Pese a que su apertura fue en 1995, André Heller se adelantó a su tiempo e introdujo en cada sala de exposición una atmósfera que combina no sólo los tonos de los colores en las paredes, sino también la música y la curaduría de cada pieza para transformar la sala en un centro del surrealismo salido de la película Las Crónicas de Narnía.

Lee: Una nueva versión de Titanic llegará en 2022

Los muros que conducen a cada sala, tiene una longitud de 42 metros por 11 metros de altura y están rellenos de 12 toneladas de brillantes.

Otra de las áreas que destacan en cuanto a su diseño es el Teatro de Cristal, donde todos los días se realizan proyecciones en 3-D que relacionan la metáfora de la historia del mundo, con figuras de cristales. La tecnología implementada en esta área es un concepto original de Susanne Schmogner.

Shutterstock

Seguido del teatro está la Bóveda de Cristal con 590 espejos que provocan en el espectador la ilusión de estar dentro de un Swarovski. Lo mejor, es que mientras estás en el viaje, la sala estará musicalizada por el genio de Brian Eno.

Lee: Así es por dentro Edge, el nuevo crucero de Celebrity Cruises

La sala de las maravillas tiene desde noviembre de 2010 las piezas de los artistas rusos Blue Noses, considerados unos de los mejores arquitectos y quienes hicieron el edifico del Empire State con cristales Swarovski, además de proyectar en él vídeos en tiempo real de lo que sucede entorno al edificio.

Shutterstock

Ya que finalizaste tu recorrido, puedes deleitarte en su Café & Restaurante con cocina internacional dentro de un espacio que fue diseñado por el estudio de arquitectura noruego Snohetta, así como visitar su tienda de souvenirs.