- Publicidad -

Viajar nos permite descubrir nuevos mundos, tanto externos como internos. Es una experiencia revitalizadora e introspectiva. Más allá de los caminos trazados nos encontramos con tesoros desconocidos y destinos sin igual, como lo es el encantador valle del Douro.

El valle del Douro, al norte de Portugal, tiene una belleza extraordinaria: empinadas montañas labradas con terrazas de vino, el dulce sonido del río y el increíble cielo azul de la región. El Douro es un destino vinícola, donde podemos probar los productos locales y caminar entre villas, degustando las uvas de las viñas, mucho más amargas y pequeñas que las uvas de mesa.

Six Senses Douro Valley

Fue este valle el elegido por Six Senses para su primer propiedad europea. Six Senses es conocido alrededor del mundo por sus increíbles Spas y Resorts, ubicados tanto en grandes ciudades como Paris y New Delhi como en remotos paraísos en Oman, Seychelles y Vietnam, entre otros. Han recibido premios por su talento en crear lugares de increíble belleza natural.

- Publicidad -

Su equipo incluye expertos de diversos orígenes y profesiones, encargados de visitar renombrados Spas y chefs famosos, a observadores de estrellas, biólogos marinos e incluso profesionales en parapente.

Six Senses Douro Valley se encuentra en el norte de Portugal. Para llegar al resort, podemos optar por tomar el tren, el cual nos otorga impresionantes vistas del valle y del río durante el camino. El tren se detiene a solo 10 minutos en taxi del resort en la cercana ciudad histórica de Lamego.

Las primeras vistas de Six Senses Douro Valley son espectaculares. Al seguir la curva de las orillas del río, vemos el hotel en todo su esplendor, rodeado de viñedos.

Lee: Los 5 destinos en tendencia para pasar tu Luna de Miel

Siendo el Duero la región vitivinícola demarcada más antigua del mundo, no es de sorprender que el hotel sea de una belleza impresionante, en el que incluso nos encontramos con una enorme biblioteca dedicada al vino.

En sus 57 habitaciones, suites y villas, piscinas, un jardín orgánico, spa, tres restaurantes enfocados a los productos locales, y claro, una enorme cava, se viven momentos tan llenos de encantos y relajantes como el vaivén de las hojas bajo el viento.

Six Senses ha transformado con buen gusto una antigua y tradicional casa portuguesa a un elegante resort. La arquitectura antigua ha recibido un nuevo impulso de vida al agregar enormes ventanas para aprovechar al máximo las espectaculares vistas que ofrece la ubicación, sin perder el encanto anterior de los edificios.

Poco a poco, Portugal se ha convertido en uno de los nuevos integrantes a la lista de destinos de lujo del mundo. Único, espectacularmente bello, lleno de historia y cultura, este pequeño país nos enamora.

por Alexis Beard